REFLEXIÓN PERSONAL PARA LA DESPEDIDA DE AÑO 31-12-14

año-nuevo-brindis 2015 1 1_thumb

Ya se acerca un nuevo año calendario, y tenemos por costumbre despedir el año que termina y recibir con esperanza al que llega. En nuestra reflexión en torno a la despedida de año que publicamos el año pasado en este blog, decíamos que tan solo se trata de un cambio de fecha, un cambio de año cronológico que marca el punto del tiempo lineal que nos ha tocado vivir en eso que llamamos eternidad. Y para poder encontrarle sentido a esa eternidad hemos decidido ordenar el tiempo en momentos medibles a los que podamos referirnos para construir eso que llamamos historia. Para ello, nos inventamos los segundos, los minutos, las horas, las semanas, los meses, los años, las décadas, los milenios…

En esta fecha solemos pasar balance del año que acaba de terminar, con sus momentos de alegría y tristeza, los triunfos y los fracasos, los aciertos y desaciertos, las nuevas personas que han pasado a formar parte de nuestras vidas y las que hemos perdido, ya bien sea por muerte o porque simplemente “desaparecieron” de nuestras vidas (unos para bien y otros para mal), etcétera. Luego de ese análisis vienen las famosas “resoluciones” de año nuevo, que incluyen las estereotipadas como bajar de peso, dejar de fumar, etc., que no están mal. Pero después, ¿qué?… Hay una canción popular que suele escucharse para esta fecha que dice: “Un año que viene, y siempre la misma cosa; otro que se va, y siempre la misma cosa…”

Pareceré un disco rayado (los que pintan canas saben a lo que me refiero; los más jóvenes de la era digital tal vez tengan que preguntar qué quiere decir esta frase), pero no me canso de repetir que para esta fecha nosotros los cristianos tenemos que hacernos una sola pregunta con relación al año que acaba de terminar: ¿Cuánto he amado? Y sobre el año que va a comenzar: ¿Qué puedo hacer para amar más? Y, por supuesto, para poder amar tenemos que abrir nuestros corazones al Amor de los amores, el Amor incondicional de ese Dios-Madre que nos ama con locura, al punto que sacrificó a su único Hijo para que tuviéramos vida eterna. Porque solo conociendo ese Amor podemos reciprocarlo en el Cristo que vive en cada uno de nuestros hermanos.

Hace una semana celebrábamos el nacimiento del Niño Dios, pero si la celebración se limitó a recordar aquél evento que ocurrió hace poco más de dos mil años, no hemos comprendido el verdadero significado de la Navidad. Se trata de ese Dios que nace todos los días para nosotros, de esa nueva oportunidad que se nos brinda día tras día para conocer el verdadero Amor. Si logramos reconocerlo podremos decir con el evangelista: “hemos conocido el Amor que Dios nos tiene, y hemos creído en Él. Dios es Amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (1 Jn 4,16). Solo entonces podremos amar de verdad.

En este nuevo año, pidamos a nuestro Señor que nos permita conocerlo cada día más a través de Su amor, y reciprocar ese amor en la persona de nuestro prójimo. Esa petición es mi “resolución” para el año que está a punto de comenzar. Te invito a hacerla tuya también. Te garantizo que tendrás un FELIZ AÑO 2015.

Por cierto mañana, 1ro de enero, honramos a la que lo hizo todo posible con su “hágase”, en la Solemnidad de Santa María Madre de Dios. No olvides visitarla en la Casa de su Hijo; ella te espera para prodigarte el mismo amor que derramó sobre su Hijo.

¡FELIZ AÑO NUEVO!

REFLEXIÓN PARA EL SÉPTIMO DÍA DE LA INFRAOCTAVA DE NAVIDAD, 31-12-14

Envio a su hijo para dar luz al mundo med

Hoy es el séptimo día de la infraoctava de Navidad. Para este día la liturgia nos presenta nuevamente como lectura evangélica el prólogo de Evangelio según san Juan, que leímos para la Solemnidad de la Natividad del Señor (Jn 1,1-18).

En este prólogo se nos adelantan los cuatro grandes temas que Juan irá desarrollando a través de su relato evangélico: el Verbo, la Vida, la Luz, la Gloria, la Verdad. También se presentan las tres grandes contraposiciones que encontramos en el cuarto evangelio: Luz-tinieblas, Dios-mundo, fe-incredulidad. Y reverberando a lo largo de este pasaje, la figura del precursor, Juan el Bautista: “Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre”.

La Palabra ha estado entre nosotros desde el momento mismo de la creación (“el mundo se hizo por medio de ella”). Para los judíos la Palabra tiene poder creador, por eso vemos que en el relato de la creación cada etapa de la misma está precedida de la frase “dijo Dios”, o “Dios dijo” (Cfr. Gn 1,1-31).

Pero como no la reconocieron, decidió encarnarse, hacerse uno con nosotros, juntando ambas naturalezas, la humana y la divina, para “divinizar” nuestra naturaleza humana de manera que recibiéramos el “poder para ser hijos de Dios”, para convertirnos en otros “cristos” (Gál 2,20). De ese modo nos dio el poder de salir de las tinieblas en que había estado sumida la humanidad en el Antiguo Testamento, hacia la Luz de Su Gloria. La decisión es nuestra, u optamos por la Luz, o permanecemos en las tinieblas; o somos hijos de la Luz, o de las tinieblas.

“Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad”. Juan quiere enfatizar que la plena revelación de Dios que se logra mediante la Encarnación, es real (“hemos contemplado su gloria”). Jesús no es un fantasma, un sueño, una fantasía, una ilusión; es real, tangible. Dios siempre ha estado presente entre su pueblo, pero a partir de la Encarnación esa presencia se tornó real y viva, para no abandonarnos jamás (Mt 28,20).

Que la Luz que aparta las tinieblas inunde nuestros corazones en el año nuevo que está a punto de comenzar, para que creamos en Su nombre y podamos ser llamados Hijos de la Luz y, al igual que Juan, ser testigos de la Luz, para que todos los que se crucen en nuestro camino crean en Jesús.

¡Feliz Año Nuevo!

ORACION PARA INICIAR EL 2014 – Por Luis Penchi Ramírez

El amigo Luis Penchi Ramírez publicó esta hermosa “Oración para iniciar el 2014” en su muro de Facebook que encontré hermosa y comparto con ustedes:

Señor Bendice mi camino y cuídame en la ruta.
Bendice las piedras que molestarán mis plantas. Santifica las espinas que tocaran mi piel. Cuida mis ojos de la basura del mundo, protege mis oídos de las palabras de odio, los ruidos de la violencia y el estruendo de la maldad.
Mi Dios, salva mi boca de la palabra fácil, superficial y aduladora. Elimina de mis labios la frase desagradable, la expresión hostil y el desamor….
Saca de mi olfato los olores del pecado. Guarda mi corazón de los malos sentimientos, la falta de caridad, la envidia y el desánimo
Extrae de mi mente, la tentación del Enemigo, el miedo a servirte, la soberbia, el apego a la comodidad paralizante.
Contagia mi alma con tu amor sin límites. Enséñame a servir al débil, amar a mi adversario y compadecer sin juzgar al pecador. Lléname de pasión al luchar por el pobre y desvalido, dame arrojo y fortaleza para no temer al poderoso.
Regálame la sonrisa de los niños, la pureza de los más tiernos, la tranquilidad de los mansos.
Vísteme con el color de los amaneceres, ilumíname con tus alboradas, adórname con el esplendor de tus flores y arrópame con el verdor de tus montañas, Edifícame en la fortaleza de tus torres, fórmame en la docilidad del barro. Refréscame con tus océanos y tus nevados y caliéntame con el acogedor mar Caribe.
Quiero parpadear con tus estrellas, ser secuela de tus cometas, convertirme en palmera para inclinarme ante tu majestuoso paso, ser una hoja que el viento mueve a tu antojo y transformarme de oruga en mariposa para alimentar tu maravillosa naturaleza.
Jesús: Fulmíname con tu hermosa mirada, déjame perderme en tus pupilas. Préstame tu precioso pecho, déjame entrar a tus arterias, para ser solo un latido de tu sagrado corazón.

Amén

REFLEXIÓN PERSONAL EN TORNO A LA DESPEDIDA DE AÑO

fireworks

Nos encontramos una vez más a punto de pasar la página del almanaque de la historia de la humanidad. Un cambio de fecha, un cambio de año cronológico que marca el punto del tiempo lineal que nos ha tocado vivir en eso que llamamos eternidad. Y para poder encontrarle sentido a esa eternidad hemos decidido ordenar el tiempo en momentos medibles a los que podamos referirnos para construir eso que llamamos historia. Para ello, nos inventamos los segundos, los minutos, las horas, las semanas, los meses, los años, las décadas, los milenios…

Y en ese ejercicio tomamos como punto de referencia el acontecimiento más importante en toda la historia: El nacimiento del hijo de un artesano y una doncella de Nazaret. Así, el tiempo se mide en antes y después del nacimiento Jesús el Cristo. Algunos, influenciados por el secularismo que promulgan unos seudo-intelectuales, prefieren utilizar los términos “antes de la era común” y “era común”, como si con cambiarle el nombre pudieran borrar el punto de referencia: Jesús de Nazaret, el Verbo encarnado.

Cuando se acerca el cambio de año calendario, rememoramos las buenas y malas experiencias del año que termina, hacemos resoluciones para enmendar o mejorar aquellas cosas que entendemos debemos mejorar, proyectos que debemos comenzar o terminar, etc. Festejamos, celebramos, lloramos, pedimos, y pedimos… Y ese ejercicio de convierte en un ritual de fin de año que se repite año tras año, con el mismo festejo, las mismas resoluciones, las mismas peticiones. La única diferencia es el número del “año nuevo”.

Alguien ha dicho que “todo el año es Navidad”. Igual podríamos decir que “todo el año es Año Nuevo”. Porque Jesús viene a nosotros todos los días con la Buena Noticia del Reino. Así, todos los días se nos plantea la posibilidad de comenzar una nueva etapa de nuestra historia personal que nos encamine a la salvación, para poder un día gozar de ese estado en el que el tiempo será irrelevante. Cuando todo será un eterno presente en el que veremos Su rostro y llevaremos Su nombre en la frente. Noche ya no habrá; no tendremos necesidad de luz de lámpara ni de luz del sol, porque el Señor Dios nos alumbrará, y reinaremos por los siglos de los siglos (Cfr. Ap 22,3-5).

A parte de la celebración folklórica de despedida de año, esta fecha nos brinda una magnífica oportunidad para reconocer la presencia de Dios en nuestras vidas y darle gracias por todos los dones que nos ha prodigado, fruto de su Amor infinito, comenzando con la vida misma. Y si abrimos nuestros corazones a ese Amor infinito, no existe experiencia negativa alguna que pueda privarnos de la alegría que este nos provoca. Por eso tenemos que compartirlo con todo el que nos rodea, y podemos decir con san Juan que “hemos conocido el amor que Dios nos tiene, y hemos creído en Él. Dios es Amor y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él” (1 Jn 4,16).

Y si permanecemos en el Amor, ¿qué mejor manera de corresponderle al Amado que comenzar el nuevo año acudiendo a su Casa a honrar a su Madre, participando de la solemnidad de Santa María, Madre de Dios?  Averigua los horarios de las misas del 1ro de enero en la parroquia más cercana y participa de la verdadera celebración. Entonces estarás comenzando un “feliz año nuevo”, no importa las circunstancias.

Aprovecho para desearles a todos un Año 2014 lleno de la PAZ que solo el saberse amado por Dios puede brindarnos. ¡Feliz Año Nuevo!