REFLEXIÓN PARA EL JUEVES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO 17-12-15

calendario-de-adviento-finestres-obertes-ventanas-abiertas med

Estamos en la segunda parte del Adviento. Ya se divisa a lo lejos la estrella de Belén que anunciará la llegada del Mesías esperado. Es el tiempo del “aviso”. Nos levantamos más temprano que de costumbre para acudir al Templo para las tradicionales misas de aguinaldo. Durante esta novena que antecede a la Navidad, la liturgia nos va llevando de la mano en forma progresiva hasta la gran vigilia de la Natividad del Señor, desembocando en la Fiesta de Fiestas, la Solemnidad de la Natividad del Señor.

En este tiempo se incrementa la intensidad del anuncio, comenzando con la primera lectura de hoy (Gn 49,1-2.8-10), que nos presenta a un anciano Jacob, quien ve cercana su muerte y reúne a sus hijos para impartirles su bendición, que constituye su herencia. Allí, inspirado por el mismo Dios, pasa por alto a Rubén (el primogénito), le niega la sucesión a Simeón y Leví por sus actos de violencia, y declara que su cuarto hijo, Judá, será el heredero de la promesa. Será de la tribu de Judá de la cual nacerá Jesús, el Mesías, quien reinará, no solo sobre el pueblo de Israel, sino sobre todas las naciones. La bendición de Jacob prefiriendo a Judá por encima de sus otros hermanos, tiene un significado: es Dios quien elige.

Esa promesa se recogerá en el anuncio del ángel a María: “El será grande y será llamado Hijo del Altísimo y el Señor Dios le dará el trono de David, su Padre: reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin” (Lc 1,32-33). Posteriormente, cuando Herodes consultó a los sacerdotes y escribas, para saber dónde nacería el Mesías, estos le contestaron: “en Belén de Judea, porque así está escrito: Y tú Belén, tierra de Judá, no eres la menor entre las principales tribus de Judá, porque de ti saldrá un caudillo que será pastor de mi pueblo Israel” (Mt 2,5-6). Y al final de los tiempos, se oirá decir a uno de los ancianos: “Ha triunfado el León de la tribu de Judá, el Retoño de David” (Ap 5,5).

El Evangelio para hoy es tomado de Mateo (1,1-17), quien escribe su relato evangélico para los judíos de la Palestina convertidos al cristianismo, con el propósito de probar que Jesús es el Mesías esperado. Por eso dedica los primeros 17 versículos, a manera de introducción, a la genealogía de Jesús, desde Abrahán, pasando por Judá, hasta “José, esposo de María, de la que nació Jesús, llamado Cristo” (v. 16). Vemos en este relato el cumplimiento de la promesa contenida en el “testamento de Jacob”.

No hay duda, luego de años de vicisitudes y fracasos del pueblo de Israel, la sentencia profética de Jacob se mantuvo y se cumplió. Ha nacido un descendiente de Judá que reina, no solo sobre todas las tribus de Israel, sino sobre todas las naciones. Hablamos de un Reino que ya ha comenzado, pero que no tiene fin. Esa misma promesa nos hace aspirar a la plena realización del Reino. “Venga a nosotros tu Reino…” Todos estamos invitados a ser “ciudadanos” del Reino. Más aún, estamos llamados a reinar junto a Dios y al Cordero por toda la eternidad (Ap 22,5).

La promesa y la invitación están ahí. ¿La aceptas? Durante este tiempo de Adviento, pidamos al Señor que abra nuestros corazones para que el Niño Dios nazca en ellos, y seamos acreedores de las promesas del Reino.

Share Button

1 thought on “REFLEXIÓN PARA EL JUEVES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO 17-12-15

Leave a Reply