REFLEXIÓN PARA EL TRIGÉSIMO PRIMER DOMINGO DEL T.O. -CICLO B- 31-10-21

En aquel tiempo, un escriba se acercó a Jesús y le preguntó: «¿Qué mandamiento es el primero de todos?»

La liturgia de este trigésimo primer domingo del Tiempo Ordinario, nos presenta la versión de Marcos (12,28b-34) del pasaje en que un escriba preguntó a Jesús que cuál de los mandamientos era el más importante; a lo que Jesús respondió: “El primero es: ‘Escucha, Israel, el Señor, nuestro Dios, es el único Señor: amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todo tu ser’. El segundo es éste: ‘Amarás a tu prójimo como a ti mismo’. No hay mandamiento mayor que éstos”.

De entrada hay que señalar que su interlocutor le pregunta cuál es el primero de los mandamientos, y Jesús no se limita a uno. Echa mano de dos preceptos contenidos en la Ley (Dt 6,4 y Lv 19,18), y los funde en uno solo, con un elemento común: el Amor. El primero de ellos, el “Shemá”, que los judíos aún repiten a diario y hasta tienen escrito en un pequeño rollo que colocan en las jambas de las puertas de sus casas en un envase que llaman “Mezuzá”. El segundo, tomado de la parte del libro del Levítico que trata sobre la “humanidad en la vida diaria”.

De esa manera Jesús pone la ley del Amor por encima del culto ritual que los judíos habían llevado al extremo, convirtiendo los diez mandamientos originales en 613 preceptos, que se habían convertido en una “pesada carga” (Cfr. Mt 23,4) casi imposible de llevar. A eso se refería cuando dijo que no había venido a abolir la ley ni los profetas, sino a darle plenitud. Y esa plenitud consiste en ver e interpretar la Ley desde la óptica del Amor. Como dijera el papa San Juan Pablo II: “La relación del hombre con Dios no es una relación de temor, de esclavitud o de opresión; al contrario, es una relación de serena confianza, que brota de una libre elección motivada por el amor”.

Uno de mis autores favoritos, Piet Van Breemen, nos dice: “Este anuncio del amor de Dios es el núcleo central del mensaje evangélico. Si comprendemos esto con nuestro corazón, podremos a la vez amar a Dios, y su amor nos hará capaces, a su vez, de amar a nuestro prójimo”. Es decir, si nos abrimos al amor de Dios, ese amor va a inundar todo nuestro ser y se va a proyectar, o más bien “derramar”, sobre nuestro prójimo. Habremos llegado a la plenitud del Amor, que es Dios. De ahí que san Juan diga que miente todo el que dice que ama a Dios pero no ama a su prójimo (1Jn 4,20). Porque si amamos a Dios podremos ver su rostro reflejado en el hermano, especialmente el más necesitado, y no tendremos más remedio que amarle tal cual es; como Dios nos ama a nosotros. Cuando amamos de verdad no hay nada que no estemos dispuestos a hacer por nuestro prójimo. Porque que lo que se hace por amor adquiere un nuevo significado. El amor hace que cualquier yugo sea suave, y cualquier carga ligera (Mt 11,30).

Hoy, día del Señor, pidámosle que nos permita vivir sus mandamientos, especialmente el más importante, no como cargas “impuestas”, sino como respuesta amorosa. Y no olvides visitarle en su Casa, Él te espera para derramar su Amor infinito sobre ti.

Share Button

1 thought on “REFLEXIÓN PARA EL TRIGÉSIMO PRIMER DOMINGO DEL T.O. -CICLO B- 31-10-21

Leave a Reply