¿POR QUÉ MAYO ES EL MES DE MARÍA?

Durante siglos la Iglesia Católica ha dedicado todo el mes de mayo para honrar a la Virgen María, la Madre de Dios. Aquí te explicamos por qué.

La costumbre nació en la antigua Grecia. El mes mayo era dedicado a Artemisa, la diosa de la fecundidad. Algo similar sucedía en la antigua Roma pues mayo era dedicado a Flora, la diosa de la vegetación. En aquella época celebraban los ludi florals o los juegos florales a finales de abril y pedían su intercesión.

En la época medieval abundaron costumbres similares, todo centrado en la llegada del buen tiempo y el alejamiento del invierno. El 1 de mayo era considerado como el apogeo de la primavera.

Durante este período, antes del siglo XII, entró en vigor la tradición de Tricesimum o “La devoción de treinta días a María”. Estas celebraciones se llevaban a cabo del 15 de agosto al 14 de septiembre y todavía puede observarse en algunas áreas.

La idea de un mes dedicado específicamente a María se remonta al tiempo barroco o siglo XVII. Si bien, no siempre se llevó a cabo en mayo, el mes de María incluía treinta ejercicios espirituales diarios en honor a la Madre de Dios.

Fue en esta época que el mes de mayo y de María se combinaron, haciendo que esta celebración cuente con devociones especiales organizadas cada día durante todo el mes. Esta costumbre se extendió sobre todo durante el siglo XIX y se practica hasta hoy.

Las formas en que María es honrada en mayo son tan variadas como las personas que la honran.

Es común que las parroquias tengan en mayo un rezo diario del Rosario y muchas erijan un altar especial con una estatua o imagen de María. Además, se trata de una larga tradición el coronar su estatua, una costumbre conocida como la Coronación de Mayo.

A menudo, la corona está hecha de hermosas flores que representan la belleza y la virtud de María y también es un recordatorio a los fieles para esforzarse en imitar sus virtudes. Esta coronación es en algunas áreas una gran celebración y, por lo general, se lleva a cabo fuera de la Misa.

Los altares y coronaciones en este mes no son solo privilegios de la parroquia. En los hogares también se puede participar plenamente en la vida de la Iglesia.

Debemos darle un lugar especial a María no porque sea una tradición de larga data en la Iglesia o por las gracias especiales que se pueden obtener, sino porque María es nuestra Madre, la madre de todo el mundo y porque se preocupa por todos nosotros, intercediendo incluso en los asuntos más pequeños.

Por eso se merece todo un mes en su honor.

Traducido y adaptado por Diego López Marina. Publicado originalmente en National Catholic Register.

Levantado de:
https://www.aciprensa.com/noticias/por-que-mayo-es-el-mes-de-maria-32836

MAYO, MES DE MARÍA

Mes de María 600

Hoy da comienzo el mes de mayo, mes de las madres, mes de las flores, el apogeo de la primavera. Por eso, desde la Edad Media la Iglesia consagró el mes de mayo a nuestra Madre María, Reina del Universo, para venerarla de manera especial y rendir tributo a sus virtudes y bellezas.

Algunas fuentes aseguran que el primero en consagrar el mes de mayo a a Nuestra Señora fue el rey Alfonso X, el “Sabio”, allá para el siglo XIII en España. Lo cierto es que esta devoción logró tanto arraigo en nuestra Iglesia que se propagó rápidamente por todo el mundo católico, hasta el día de hoy.

Durante este mes los devotos acostumbramos ofrecer “flores” espirituales a la Virgen para cada día del mes, así como oraciones y meditaciones propias para cada día.

Desde sus comienzos, la Orden de Predicadores, a la que el Señor me dado el privilegio de pertenecer, ha estado consagrada a la Santísima Virgen María y ha reconocido desde sus inicios su protección, por lo que “no duda en confesarla, la experimenta continuamente y la recomienda a todos —frailes, hermanas y laicos— para que apoyados en su protección maternal, se unan con mayor intimidad al Mediador y Salvador” (LG, n. 62) para llevar a cabo la difícil misión de la salvación de los hombres. Por eso el Maestro de la Orden, Fray Humberto de Romans, O.P. afirmaba: “La Virgen María fue una grande ayuda para la fundación de la Orden y se espera que la lleve a buen fin”.

De ahí que la Orden haya instituido la celebración del “Patrocinio de la B. Virgen María sobre toda la Familia Dominicana” para el 8 de mayo, durante el mes “dedicado a la veneración especial de María” (Liturgia de las Horas. Propio O.P. para el 8 de mayo).

¡Felicidades en tu mes, Mamá!

Patrocinio de la Virgen María O.P.