REFLEXIÓN PARA EL SÁBADO DE LA DECIMONOVENA SEMANA DEL T.O. (2) 13-08-22

Sabe que si estira sus bracitos hacia él, él la levantará y entonces podrá mirarlo cara a cara, y confundirse en un abrazo amoroso.

“En aquel tiempo, le acercaron unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y rezara por ellos, pero los discípulos los regañaban. Jesús dijo: ‘Dejadlos, no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos’. Les impuso las manos y se marchó de allí”.

En este corto evangelio que leemos en la liturgia para hoy (Mt 19,13-15), Jesús vuelve a insistir en que si queremos entrar al Reino de los cielos, tenemos que ser como los niños. Ya en el evangelio que leímos el pasado martes (Mt 18,1-5.10.12-14), Jesús había dicho: “Os aseguro que, si no volvéis a ser como niños, no entraréis en el reino de los cielos”. Hoy nos dice: “no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos”.

Jesús no nos está diciendo que tenemos que asumir una actitud infantil respecto a las cosas del Reino. En ambas instancias Jesús nos está diciendo que tenemos que ser “como” los niños; es decir, sin dobleces, espontáneos, sencillos, sin estar contaminados con las ínfulas de grandeza que produce el orgullo. Solo un alma sencilla es capaz de abrir su corazón a Dios sin condiciones, sin “peros”, con la sonrisa que solo un niño puede mostrar cuando alza sus brazos para que su padre lo levante. Es la actitud de ese niño o niña que está consciente de su pequeñez al compararse con su padre, pero que sabe que si estira sus bracitos hacia él, él le levantará y entonces podrá mirarlo cara a cara, y confundirse en un abrazo amoroso.

Jesús nos está señalando la actitud que tenemos que seguir frente a Dios y las cosas de Reino. Tenemos que ser capaces de maravillarnos, ver las cosas sin dobleces, actuar espontáneamente, sin segundas intenciones ni agendas ocultas, ser capaces de acercarnos a Dios con la confianza y la inocencia de un niño: “de los que son como ellos es el reino de los cielos”.

Lo que Jesús nos pide es que, para ser acreedores del Reino, tenemos que poder experimentar la misma sensación de pequeñez que Santa Teresita del Niño Jesús cuando oraba diciendo: “Lo que agrada a Dios de mi pequeña alma es que ame mi pequeñez y mi pobreza…”

Meditando sobre este pasaje, viene a mi mente la imagen de cuando mis hijas eran pequeñas y se les rompía un juguete. Inmediatamente me lo traían, y en su mirada se reflejaba la certeza de que yo era quien único podía repararlo.

En este día, oremos al Padre para que nos conceda un corazón simple y transparente como el de los niños, para confiar plenamente en él y simplificar nuestra vida; para poder confiarle nuestros problemas con la misma seguridad del niño que entrega su juguete roto a su padre, con la certeza de que solo él puede repararlo.

Que pases un hermoso fin de semana, y recuerda, si llevas tu “juguete roto” a la Casa del Padre, Él es quien único puede repararlo. Y, además, tiene un Hijo que te ha prometido: “Vengan a mí todos los que estén cansados y cargados, que yo los aliviaré (Mt 11,28). Él también está allí.

REFLEXIÓN PARA EL SÁBADO DE LA DÉCIMO NOVENA SEMANA DEL T.O. (1) 14-08-21

Dejadlos, no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos.

“En aquel tiempo, le acercaron unos niños a Jesús para que les impusiera las manos y rezara por ellos, pero los discípulos los regañaban. Jesús dijo: ‘Dejadlos, no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos’. Les impuso las manos y se marchó de allí”.

En este corto evangelio que leemos en la liturgia para hoy (Mt 19,13-15), Jesús vuelve a insistir en que si queremos entrar al Reino de los cielos, tenemos que ser como los niños. Ya en el evangelio que hubiésemos leído el pasado martes, de no haber coincidido con la Fiesta de San Lorenzo (Mt 18,1-5.10.12-14), Jesús había dicho: “Os aseguro que, si no volvéis a ser como niños, no entraréis en el reino de los cielos”. Hoy nos dice: “no impidáis a los niños acercarse a mí; de los que son como ellos es el reino de los cielos”.

Jesús no nos está diciendo que tenemos que asumir una actitud infantil respecto a las cosas del Reino. En ambas instancias Jesús nos está diciendo que tenemos que ser “como” los niños; es decir, sin dobleces, espontáneos, sencillos, sin estar contaminados con las ínfulas de grandeza que produce el orgullo. Solo un alma sencilla es capaz de abrir su corazón a Dios sin condiciones, sin “peros”, con la sonrisa que solo un niño puede mostrar cuando alza sus brazos para que su padre lo levante. Es la actitud de ese niño o niña que está consciente de su pequeñez al compararse con su padre, pero que sabe que si estira sus bracitos hacia él, él le levantará y entonces podrá mirarlo cara a cara, y confundirse en un abrazo amoroso.

Jesús nos está señalando la actitud que tenemos que seguir frente a Dios y las cosas de Reino. Tenemos que ser capaces de maravillarnos, ver las cosas sin dobleces, actuar espontáneamente, sin segundas intenciones ni agendas ocultas, ser capaces de acercarnos a Dios con la confianza y la inocencia de un niño: “de los que son como ellos es el reino de los cielos”.

Lo que Jesús nos pide es que, para ser acreedores del Reino, tenemos que poder experimentar la misma sensación de pequeñez que Santa Teresita del Niño Jesús cuando oraba diciendo: “Lo que agrada a Dios de mi pequeña alma es que ame mi pequeñez y mi pobreza…”

Meditando sobre este pasaje, viene a mi mente la imagen de cuando mis hijas eran pequeñas y se les rompía un juguete. Inmediatamente me lo traían, y en su mirada se reflejaba la certeza de que yo era quien único podía repararlo.

En este día, oremos al Padre para que nos conceda un corazón simple y transparente como el de los niños, para confiar plenamente en él y simplificar nuestra vida; para poder confiarle nuestros problemas con la misma seguridad del niño que entrega su juguete roto a su padre, con la certeza de que solo él puede repararlo.

Que pases un hermoso fin de semana, y recuerda, si llevas tu “juguete roto” a la Casa del Padre, Él es quien único puede repararlo. Y, además, tiene un Hijo que te ha prometido: “Vengan a mí todos los que estén cansados y cargados, que yo los aliviaré (Mt 11,28). Él también está allí.

¿Quieres aprovechar mejor la comunión? Recíbela con María

María comunión

Una de las formas más íntimas en las que podemos llegar a Jesús por medio de María es invitándola a recibir con nosotros la Santa Comunión.

Algunos de nosotros escucharemos excelentes homilías acerca de la teología de la Inmaculada Concepción de María, pero, ¿Qué importancia le damos a este misterio en nuestra vida espiritual?

San Luis María Grignion de Montfort, nos dice que Nuestra Señora es el “molde de Dios”, el molde en el que Cristo fue formado; por lo tanto, quien se entrega a María también será moldeado en Cristo. Ella es el medio por el que Jesús vino a nosotros y por tanto, ella también es el medio por el cual nosotros podemos ir a Él.

Una de las formas más íntimas en las que podemos llegar a Jesús por medio de María, nuestra “Puerta del Cielo”, es invitándola a recibir con nosotros la Santa Comunión. Esto es, si nos entregamos completamente a María justo antes de la Comunión, y le pedimos que nos preste su corazón, entonces ella nos adornará con sus virtudes para que podamos recibir a su Hijo con la misma pureza y fe con la que ella lo recibió en la Anunciación.

Esa fue la razón por la cual María fue concebida Inmaculada en el vientre de su madre, Santa Ana: para que María, pura y sin mancha, pudiera ser un vaso digno para recibir el Cuerpo y Sangre de Jesús. Por lo tanto, ella es quien nos puede preparar para recibirlo dignamente en la Comunión.

Santa Teresa de Lisieux, nos presenta una hermosa imagen de María preparándonos para recibir la Santa Comunión, la cual aquí relatamos un poco diferente. Imagínate que tu alma es un niño de tres años que acaba de jugar en el lodo, y que le avergüenza presentarse en ese estado en el altar para recibir a Jesús. Pero en cuanto le pedimos a María, Madre Nuestra, que se encargue de hacernos dignos y presentables, ella nos limpia del lodo que nos cubre el rostro y el cuerpo, cepilla nuestro cabello y nos viste con nuestro mejor atuendo. Ahora, gracias a Nuestra Madre María, tenemos un aspecto pulcro, que nos permite presentarnos sin vergüenza ante el “Banquete de Ángeles” en el momento de la Comunión.

Aunque intelectualmente podamos comprender la importancia de recibir este gran Sacramento, nuestros sentidos y nuestra naturaleza nos impiden entender completamente este misterio. Por lo que, al igual que un infante necesita que su madre le corte su comida y le ayude a comer, nosotros necesitamos del apoyo de Nuestra Madre para recibir la Eucaristía y que por sus méritos y pureza podamos recibirlo dignamente como ella lo recibió y no perdernos de recibir ninguna de sus gracias, debido a nuestra naturaleza inmadura y pecadora.

Necesitamos a María antes y durante la Comunión. Y la necesitamos también después para dar gracias y meditar el gran regalo que recibimos en Cristo. Pero igual, como pequeños niños, no tenemos la paciencia ni la tranquilidad para entender la Presencia de Dios en nosotros, porque somos distraídos por nuestros pensamientos mundanos. Queremos salir pronto de misa para ir a desayunar o a hacer lo que vamos a hacer el resto del día. Una vez más, necesitamos a Nuestra Madre. Si le entregamos nuestra Comunión y le pedimos que Ella se encargue de dar gracias por nosotros, podremos estar seguros que Ella le dirá lo necesario al Señor, de adulto a adulto, para que Él sea propiamente alabado y agradecido por su más grande regalo, en la magnitud que solo Ella puede ver y entender.

Cuando adoramos a Jesús con y a través del corazón de María, nuestra oración se vuelve pura e infinitamente más agradable a Dios por haber pasado a través de María, la Inmaculada. Piensa en María como una custodia en la cual puedes colocar la Hostia que acabas de recibir; a través de la pureza de María podemos adorar con más pureza a quien hemos recibido: Jesús.

Por lo tanto demos gracias a Dios por la Inmaculada Concepción de María. Demos gracias porque ella fue creada sin pecado desde el vientre de su madre para que nosotros pudiéramos ser dignos de recibir al Verbo Encarnado desde su propio vientre. A través de su Inmaculada Concepción, ella puede ser nuestra mediadora de gracias en la Comunión. No ignoremos cualquier oportunidad de abrir nuestro corazón a estas gracias.

—–

Adaptación y traducción al español por Patricia Rocha, para PildorasdeFe.net, de artículo publicado originalmente en: Catholic Exchange autor: Fr. Reginald Hoefer, OP

Tomado de: http://www.pildorasdefe.net/post/conocetufe/IHS.php?id2=aprovechar-mejor-comunion-hostia-eucaristia-recibir-con-virgen-maria

Cortesía de nuestro hermano Laico Dominico Willy Rafael Rivero, O.P.