REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA CUARTA SEMANA DEL T.O. (1) 04-02-19

En la lectura evangélica de ayer domingo, veíamos a los que escuchaban a Jesús en la sinagoga de Nazaret ponerse furiosos ante sus palabras y empujarlo fuera del pueblo con intención de despeñarlo (Lc 4,21-30). La admiración inicial despertada en ellos por las palabras de Jesús, se tornó en desprecio cuando dichas palabras les hicieron enfrentarse a sus propias deficiencias, a sus pecados. Por eso hay personas que desprecian a Jesús, porque Él habla sin dobleces, sin hipocresías, llama las cosas por su nombre. Y en lugar de tener que enfrentar la realidad, preferimos ignorar Su mensaje, y cuando ya no podemos ignorarlo, entonces arremetemos contra Él. Una reacción bien humana.

El Evangelio de hoy (Mc 5,1-20) nos presenta una situación similar, pero esta vez en territorio pagano. Nos cuenta el relato que Jesús llegó junto a sus discípulos al territorio de Gerasa. Gerasa era una antigua ciudad de la Decápolis, una de las siete divisiones políticas (“administraciones”) de la provincia Romana de Palestina en tiempos de Jesús.

Al llegar allí le salió al encuentro “un hombre poseído de espíritu inmundo” que vivía en el cementerio entre los sepulcros. Jesús exorciza al endemoniado, y los espíritus inmundos que lo tenían poseído salieron del hombre y se metieron en una gran piara de cerdos (unos dos mil), que “se abalanzó acantilado abajo al lago y se ahogó en el lago”. Al enterarse de la curación del endemoniado, todos quedaron maravillados (“espantados”). Pero tan pronto se enteraron de lo ocurrido con los cerdos, “le rogaban que se marchase de su país”.

Debemos recordar que aunque la carne de cerdo está prohibida para los judíos, los gerasenos la consumen. Por tanto, la muerte de dos mil cerdos representaba para ellos una pérdida económica considerable. De nuevo, la admiración que sintieron por Jesús ante la curación del endemoniado se tornó en desprecio ante las consecuencias materiales. Para esta gente, los cerdos, y el valor económico que ellos representaban, eran más importantes que la calidad de vida de un solo hombre. La liberación de un hombre valía menos que una piara de cerdos. Antepusieron los valores materiales a los valores del Reino. El mensaje de Jesús resultó demasiado incómodo. Nos recuerda la parábola del joven rico: “Al oír esto, el joven se fue triste, porque era rico” (Cfr. Mt 19,16-22).

Hoy no es diferente. Cuando el seguimiento de Jesús interfiere con nuestras “seguridades” materiales, preferimos ignorar el llamado a renunciar a estas.

Otro detalle cabe resaltar. Cuando echaron a Jesús del lugar, el hombre que había curado pidió acompañarle, y Jesús no se lo permitió. Jesús deja claro que Él es quien escoge a sus discípulos (los llama por su nombre). Además contrario a su conducta usual (el “secreto mesiánico” que hemos discutido anteriormente), le pidió al hombre que fuera a anunciar a los suyos “lo que el Señor ha hecho contigo por su misericordia”. Jesús quiere sembrar la semilla del Reino entre los paganos. Él vino para redimirnos a todos, sin distinción. A ti, y a mí. ¿Aceptas? ¡Atrévete!