REFLEXIÓN PARA EL MARTES DE LA VIGÉSIMO CUARTA SEMANA DEL T.O. (1) 17-08-19

“¡Joven, yo te lo mando: levántate!”

La liturgia para hoy nos presenta como relato evangélico (Lc 7,11-17) la reanimación del hijo de la viuda de Naín por parte de Jesús.

En este pasaje es producto de uno de los atributos de Jesús: la compasión. Recordemos que en la cultura judía una mujer viuda que no tuviera un hombre que le diera estatus legal no tenía derechos, estaba destinada a una vida de miseria. Por tanto, para una mujer viuda perder su único hijo era una desgracia que iba mucho más allá del dolor de la pérdida del hijo de sus entrañas. Por eso Jesús le encargó a su Madre, la Virgen María, al discípulo amado al pie de la cruz.

El relato nos dice que, al ver a la viuda, Jesús “se compadeció de ella” (una traducción bastante pobre). Conmovido en sus entrañas, decidió devolver la dignidad, la seguridad a aquella pobre mujer.

En el relato se puede apreciar también la ternura, otro atributo de la Misericordia de Dios. El pasaje nos dice que Jesús se acercó a la viuda y le dijo: “No llores”. No resulta difícil visualizar el rostro de ternura que acompañó esas palabras. Imagino que Jesús posó su mano sobre el hombro de la viuda al pronunciar esas palabras. Luego se acercó al ataúd y lo tocó (algo prohibido en la ley judía). ¡Cuántas veces en nuestra oración al estar pasando un momento de tristeza sentimos la tierna voz de Jesús que nos dice: “No llores”! Palabras que son un bálsamo para el alma adolorida.

No hay duda de que la revivificación se efectúa por el poder de Dios. Nos narra el Evangelio que al tocar el ataúd Jesús dijo: “¡Joven, yo te lo mando: levántate!”, e “inmediatamente el que había muerto se levantó y comenzó a hablar”. Mas Jesús no se conformó con revivificar al joven. El pasaje nos dice que “Jesús se lo entregó a su madre”. Lo mismo que haría meses más tarde con el discípulo amado (que nos representa a todos) al pie de la Cruz: “Mujer, ahí tienes a tu hijo” (Jn 19,26).

No debemos perder de perspectiva que, en este caso, como en otros, tal como el de Lázaro, los difuntos fueron reanimados, no resucitados. Se trató de una recuperación temporal de la vida. Eventualmente todos morirían nuevamente. No será sino hasta más tarde que Jesús, con su gloriosa Resurrección, nos mostrará el camino a otro tipo de vida a la que todos vamos a resucitar para reinar junto a Él por toda la eternidad (Cfr. Ap 22,5).

Otro elemento que queremos resaltar en esta perícopa es que termina con una acción de gracias y alabanza a Dios: “Al ver esto, todos se llenaron de temor y comenzaron a glorificar a Dios, diciendo: ‘Un gran Profeta ha surgido entre nosotros. Dios ha visitado a su pueblo’”.

Señor, Tú que eres Dios de vivos y tienes palabras de vida eterna, compadécete de nosotros, pecadores, y danos la gracia de ser acreedores a la vida eterna que nos has prometido.