REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA VIGÉSIMO PRIMERA SEMANA DEL T.O. (2) 27-08-18

Foro romano de Tesalónica, donde con toda probabilidad Pablo predicó a sus habitantes.

Después de muchas semanas leyendo la historia del pueblo de Israel en el Antiguo Testamento, la primera lectura de hoy (2 Tes 1,1-5.11b), nos lanza de lleno en el Nuevo Testamento. Durante los próximos tres días estaremos leyendo la Segunda Carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses.

Desde el saludo introductorio encontramos que Pablo está complacido con el comportamiento de los cristianos de Tesalónica: “…pues vuestra fe crece vigorosamente, y vuestro amor, de cada uno por todos y de todos por cada uno, sigue aumentando”. Por eso les manifiesta su orgullo, especialmente en vista de las persecuciones que están sufriendo: “Esto hace que nos mostremos orgullosos de vosotros ante las Iglesias de Dios, viendo que vuestra fe permanece constante en medio de todas las persecuciones y luchas que sostenéis”.

Pablo está contento; la semilla que sembró ha dado fruto, ¡y fruto en abundancia! Y les recuerda que por su perseverancia en la fe Dios les revestirá de su fuerza para que puedan “cumplir buenos deseos y la tarea de la fe; para que así Jesús, nuestro Señor, sea glorificado en vosotros, y vosotros en él, según la gracia de Dios y del Señor Jesucristo”.

Aquellos primeros cristianos de Tesalónica estaban creciendo en santidad en medio de persecuciones y luchas. Como el mismo Pablo dirá de sí mismo en la carta a Timoteo (4,7): “He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe”.

La lectura de hoy, como toda Palabra de Dios, nos interpela y nos invita a examinarnos. Si Pablo tuviera que juzgar nuestra conducta hoy, ¿se desbordaría en elogios hacia nosotros como lo hizo con los tesalonicenses?; ¿se sentiría orgulloso de nuestra constancia en la fe al punto de mostrar su orgullo ante todo el mundo cristiano? Y nosotros, ¿actuamos de modo tal que “Jesús, nuestro Señor, sea glorificado en nosotros, y nosotros en él”?

En esta semana que comienza, pidamos a nuestro Señor que nos de la fortaleza para perseverar en nuestra búsqueda de la santidad a la que somos llamados, de manera que Él sea glorificado en nosotros.

Que pasen todos una hermosa semana. ¡Bendiciones!