REFLEXIÓN PARA FIESTA DE LA SAGRADA FAMILIA: JESÚS, MARÍA Y JOSÉ 30-12-18

Hoy celebramos la Fiesta de la Sagrada Familia, y la liturgia nos presenta como lectura evangélica el pasaje conocido como “el niño perdido y hallado en el Templo” (Lc 2,41-52). Cabe señalar que aunque la tradición se refiere a Jesús como un “niño” en este episodio, la realidad es que para la cultura judía, a los doce años Jesús ya no es un niño, está en el umbral de su adultez, que se alcanza a los trece años. El pasaje nos muestra a Jesús haciendo su primera peregrinación a Jerusalén por las fiestas de Pascua, una de tres fiestas en que los adultos judíos “subían” al templo de Jerusalén a ofrecer sacrificios. Esas tres fiestas eran la Pascua, Pentecostés, y la fiesta de los Tabernáculos.

Este relato es uno de los más comentados del Nuevo Testamento, y los exégetas ven en él inclusive una prefiguración del Misterio Pascual de Jesús (su Pasión, muerte y Resurrección), porque contiene elementos del mismo, a saber: Jesús cumple la voluntad de Dios, es interrogado por los doctores en el Templo, es causa de angustia, no entienden sus palabras, y es hallado al tercer día de ausencia.

No obstante, hoy nos limitaremos a señalar el aspecto de las relaciones de Jesús con sus “padres”, mientras a su vez manifiesta su filiación divina y su relación con el Padre, en ese Misterio de la Encarnación, que hemos estado reflexionando durante esta octava de Navidad.

Nos encontramos con un Jesús casi adulto, que está consciente de su divinidad y de su misión, que rebasa los límites de su relación con sus padres terrenales. Hasta este momento Jesús no ha pronunciado palabra alguna en este relato evangélico. Y sus primeras palabras testimonian el misterio de su Encarnación, mientras la reacción de sus padres pone de manifiesto la incapacidad de ellos (y la nuestra) para captar el mismo: “‘¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debía estar en la casa de mi Padre?’ Pero ellos no comprendieron lo que quería decir”.

El pasaje continúa diciendo que María “conservaba todo esto en su corazón”. Aunque María no comprendía del todo el Misterio salvífico que se iba realizando en su Hijo, iba creciendo su comprensión del mismo en la medida que su fe le permitía aceptar los designios del Padre (“He aquí la esclava del Señor…”). Hay que tener presente que, en el lenguaje bíblico, el “corazón” no se refiere a los sentimientos, sino al “lugar” de la reflexión, la fe y la voluntad. Esto nos presenta a una María totalmente envuelta y comprometida con la misión redentora de su Hijo.

Aunque Jesús tiene consciencia de su divinidad, y se lo manifiesta a sus padres, no deja por eso de cumplir con su obligación de honrarles y obedecerles en todo. El Evangelio nos dice que luego que sus padres le “encontraron” en el Templo: “Él bajó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad”. El misterio de la Encarnación. Dios pudo simplemente “aparecer”, pero optó por encarnarse en el seno de una familia como la tuya y la mía, la “Sagrada Familia”, proporcionándonos el modelo a seguir.

En este domingo de la Sagrada Familia, pidamos al Señor la gracia de permitir al Niño Dios vivir en nuestros hogares, y en nuestros corazones.

Orden Dominica anuncia la peregrinación con las reliquias de Santa Rosa Lima por casi todo el Perú

A los 400 años del tránsito de la Primera Flor de Santidad de América.

Lima.- En conferencia de prensa el P. Javier Abanto Silva, O.P. miembro de la Orden de los frailes dominicos de la Provincia de San Juan Bautista del Perú, anunció la peregrinación por gran parte del territorio nacional, con las reliquias de la Primera Flor de Santidad de América, Santa Rosa de Lima, en homenaje por su año jubilar, 400 años de su tránsito, 24 de agosto de 1617.

El primer recorrido se iniciará por la ruta del sur del 15 de mayo al 22 de junio; el segundo recorrido, por la zona centro, del 15 de julio al 30 de agosto y el tercero será por la zona norte, del 01 al 15 de octubre.

También P. Javier, dio a conocer que hay otras actividades programadas; está el concierto de flauta japonesa el 22 de mayo a las 8 p.m. en el Convento de santo Domingo de Lima, el ciclo de conferencias en cada comunidad local, la serenata de música peruana el 23 de agosto a las 7.30, el simposio denominado “La santidad en el Perú en el cuarto centenario de la muerte de Santa Rosa de Lima” los días 29 y 31 de agosto en el Campus Pontificia Universidad Católica del Perú.

Así mismo se anunció, las celebraciones litúrgicas que forman parte del programa por este Jubileo de Santa Rosa de Lima: la primera ya se desarrolló el 30 de abril inaugurando el retablo de los Santos Peruanos, y la segunda será la Eucaristía solemne por el tránsito de Santa Rosa, que será el 24 de agosto a las 5 p.m. en la basílica del Santísimo Rosario de Lima, Convento Santo Domingo de Lima.

La conferencia de prensa concluyó con la visita a la sala de reliquias de Santo Rosa de Lima, en el que se muestra el relicario que recorrerá en pergrinación con el homoplato del cuerpo de nuestra Santa Limeña, que está expuesta para que los visitantes puedan apreciar.

Radio Santa Rosa ¡Buenas Nuevas en tu vida!

Tomado de: http://www.op.org/es/content/orden-dominica-anuncia-la-peregrinacion-con-las-reliquias-de-santa-rosa-lima-por-casi-todo

REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA SEXTA SEMANA DE PASCUA 02-05-16

Celebrando la Eucaristía en un pequeño islote en medio del río justo en el lugar en que Pablo bautizó a Lidia, la primera cristiana bautizada en el continente europeo (Hc 16,13-15). Una experiencia inolvidable. Allí celebramos la misa de la vigilia de Pentecostés. Foto tomada durante nuestra peregrinación del 2014.

Celebrando la Eucaristía en un pequeño islote en medio del río justo en el lugar en que Pablo bautizó a Lidia, la primera cristiana bautizada en el continente europeo (Hc 16,13-15). Una experiencia inolvidable. Allí celebramos la misa de la vigilia de Pentecostés. Foto tomada durante nuestra peregrinación del 2014.

La liturgia pascual continúa presentándonos la historia de la Iglesia primitiva y su expansión por todo el mundo conocido, gracias a la acción del Espíritu Santo. La primera lectura para hoy (Hc 16,11-15), en un pasaje aparentemente sencillo, nos presenta un hecho trascendental en la historia de la Iglesia. El relato de un viaje en barco nos presenta a Pablo, ya acompañado por Lucas, poniendo pie y predicando por primera vez la Buena Noticia de Jesús en el continente europeo. El viaje nos muestra a Pablo llegando primero a Neáplois, y luego a Filipos, donde permaneció un tiempo y fundó la primera comunidad cristiana en Europa; comunidad a la que más tarde escribiría la carta que también forma parte del Nuevo Testamento. Corría aproximadamente el año 50.

Gracias a ese viaje misionero de Pablo llegó también el Evangelio a tierras americanas, por voz de aquellos primeros misioneros europeos que arriesgaron sus vidas cruzando el Atlántico para traer el mensaje de salvación a estas tierras.

Hay un dato que no quiero dejar de mencionar. Si nos fijamos, de este punto en adelante la narración de los Hechos de los Apóstoles cambia de tercera persona a primera persona (“zarpamos”, “salimos”, “nos detuvimos”, etc.); lo que significa que desde ese momento en adelante, ya Lucas, el autor del libro, acompaña a Pablo en sus viajes.

En ese primer encuentro con unas mujeres que estaba orando, sobresale la figura de Lidia, una comerciante a quien “el Señor le abrió el corazón para que aceptara lo que decía Pablo”. Vemos la acción del Espíritu abriendo caminos, ayudando a los misioneros, proveyéndoles los medios. Habiendo escuchado y aceptado el Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo, Lidia se hizo bautizar, e invitó a Pablo y Lucas a hospedarse en su casa (Cfr. Lc 10,5-7).

La lectura evangélica (Jn 15,26 -16,4a) continúa narrándonos el discurso de despedida de Jesús, en el cual Jesús instruye y prepara a sus discípulos para lo que les espera, incluyendo el martirio. Les asegura que ha de enviarles el Paráclito que dará testimonio de Él; y que ellos también darán testimonio de Él. La palabra “testimonio”, según utilizada en el Nuevo Testamento, es sinónimo de martirio. Dar la vida por el Evangelio es el gran Testimonio, confesar con la sangre la Verdad. Jesús les está diciendo de tendrán que enfrentar el martirio: “llegará incluso una hora cuando el que os dé muerte pensará que da culto a Dios”. Y les advierte que: “Os he hablado de esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que yo os lo había dicho”.

Es el Espíritu quien ha de darles las fuerzas para “dar testimonio”. Y mientras existan en el mundo el pecado, el egoísmo y el mal, los cristianos seremos perseguidos, humillados, ridiculizados. La mayoría de nosotros tenemos la dicha de proclamar nuestra fe en un mundo donde no tenemos que confesar la Verdad con nuestra sangre, pero ello no nos exime de la burla, la persecución, a veces abierta y (la peor) a veces vedada. Desgraciadamente, todavía hoy existen aquellos que sufren el martirio por profesar su fe, como está ocurriendo en el Oriente medio.

Señor, envía tu Santo Espíritu sobre nosotros, para que tengamos la valentía y perseverancia de proclamar tu Evangelio, a tiempo y a destiempo, sin importar las consecuencias.

INTERRUPCIÓN TEMPORAL DE REFLEXIONES

Viajes de san Pablo

Queridos(as) todos(as):

Dentro de dos días interrumpiremos nuestras reflexiones diarias durante dieciocho días. Entre el 1 y el 18 de junio estaremos participando en una peregrinación por las ciudades que san Pablo evangelizó en sus viajes (Grecia y Turquía), según hemos estado leyendo en la liturgia de las últimas semanas. Además, esperamos visitar también la ciudad de Tarso, donde nació el apóstol de los gentiles. Como en toda peregrinación, oraremos y celebraremos la Eucaristía a diario.

Les tendremos a todos(as) presentes en nuestras oraciones, particularmente en la casa de la Virgen María en Éfeso. Igualmente les pedimos oren por nosotros y el grupo de peregrinos que nos acompañarán, para que la peregrinación transcurra sin percances, y obtengamos el máximo provecho espiritual de la experiencia.

En Cristo y María,

Héctor, L.O.P.