“Misericordia et Misera”, la buena nueva del Espíritu Santo a través del Papa

francisco-misericordia-el-misera

El Papa Francisco firma la Carta Apostólica Misericordia et misera / Foto: Daniel Ibáñez – ACI Prensa

Al concluir la misa de clausura del Año Jubilar de la Misericordia ayer en la Plaza San Pedro del Vaticano, SS el papa Francisco firmó la carta apostólica Misericordia et misera, mediante la cual nos recuerda que la misericordia es una de las actitudes propias del cristiano, y nos invita a que continuemos viviéndola tan intensamente como durante el Jubileo, recordándonos en el primer párrafo del texto que la misericordia no puede ser un paréntesis en la vida de la Iglesia, sino que constituye su misma existencia, que manifiesta y hace tangible la verdad profunda del Evangelio. Todo se revela en la misericordia; todo se resuelve en el amor misericordioso del Padre.

En nuestra reflexión de ayer con motivo de la conclusión del Jubileo extraordinario de la Misericordia, decíamos que más que el “cierre” del Año de la Misericordia, celebrábamos un envío a seguir trabajando en nuestra vocación a la santidad, esforzándonos cada día más en llegar a ser misericordiosos como el Padre.

Ello concuerda plenamente con lo que nos dice el Papa en el texto anteriormente citado, y en la introducción a esta carta apostólica que ya está generando múltiples comentarios en los medios de comunicación social convencionales y electrónicos: “Misericordia et misera son las dos palabras que san Agustín usa para comentar el encuentro entre Jesús y la adúltera (cf. Jn 8,1-11). No podía encontrar una expresión más bella y coherente que esta para hacer comprender el misterio del amor de Dios cuando viene al encuentro del pecador: «Quedaron sólo ellos dos: la miserable y la misericordia». Cuánta piedad y justicia divina hay en este episodio. Su enseñanza viene a iluminar la conclusión del Jubileo Extraordinario de la Misericordia e indica, además, el camino que estamos llamados a seguir en el futuro”.

Ayer comentábamos también al final de nuestra reflexión que la Misericordia de Dios es eterna: La misericordia del Señor no termina y no se acaba su compasión; antes bien se renuevan cada mañana (Lm 3,22-23). No lo olvides…

Como dice Francisco en la carta: Termina el Jubileo y se cierra la Puerta Santa. Pero la puerta de la misericordia de nuestro corazón permanece siempre abierta, de par en par. Hemos aprendido que Dios se inclina hacia nosotros (cf. Os 11,4) para que también nosotros podamos imitarlo inclinándonos hacia los hermanos (16).

Te invitamos a leer el texto completo en español de la Misericordia et misera, pulsando el enlace sobre el título de la misma.

 

La Iglesia acepta la cremación pero recomienda la sepultura

card-gerhard-muller-zenit-cc-740x493

(ZENIT – Ciudad del Vaticano). La instrucción de la Congregación para la Doctrina de la Fe, sobre la sepultura de los difuntos y la conservación de las cenizas en caso de cremación, con el título Ad resurgendum cum Christo ha sido presentada hoy martes en la sala de prensa de la Santa Sede. Lo hicieron el cardenal Gerhard Müller, prefecto de la Congregación de la Doctrina de la Fe; su consultor Ángel Rodríguez Luño; y el padre Serge-Thomas Bonino, O.P., secretario de la Comisión Teológica Internacional.

El cardenal Müller señaló que la cremación debido a su incremento será considerada como práctica ordinaria. Y a este desarrollo, ha advertido, le acompaña otro fenómeno: “la conservación de las cenizas en un ambiente doméstico, su conservación en recuerdo conmemorativos o su dispersión en la naturaleza”.

Por ello la preocupación específica de este documento se refiere a la conservación de las cenizas, sin olvidar que “la Iglesia recomienda vivamente que se conserve la piadosa costumbre de sepultar los cuerpos de los difuntos”, aunque la cremación “no está prohibida a no ser que esta haya sido elegida por razones contrarias a la doctrina cristiana”.

Entretanto no existía una normativa canónica sobre la conservación de las cenizas, por tal razón algunas conferencias episcopales pidieron a la Congregación para la Doctrina de la Fe, unas pautas sobre cómo y dónde conservar la urna funeraria, indicó.

El cardenal reiteró que “la Iglesia sigue recomendando insistentemente que los cuerpos de los difuntos sean sepultados en el cementerio o en otro lugar sagrado”. Además la inhumación “es la forma más idónea para expresar la fe y la esperanza en la resurrección corporal”.

Reconoció que puede haber motivaciones legítimas para elegir la cremación del cadáver, pero tienen que ser conservadas normalmente en un lugar sacro, o sea, en un cementerio o lugar sagrado, y que es necesario evitar equívocos panteístas o naturalistas, por lo que “no está permitida la dispersión de las cenizas en el aire, en la tierra, en el agua o de otra manera, o convertir las cenizas en recuerdos conmemorativos”.

Con esta nueva instrucción, indicó el purpurado, queremos contribuir “para que los fieles cristianos tomen una ulterior conciencia de su dignidad”. Y concluyó recordando que es necesario “evangelizar el sentido de la muerte a la luz de la fe en Cristo Resucitado”.

Respondiendo a ZENIT el padre Bonino señaló que el proceso de la cremación no es natural como la inhumación, porque interviene la técnica. “Es un proceso en el cual el hombre intenta tener dominio sobre la vida y la muerte”. Tiene algo de brutal –ha observado– porque destruye enseguida el cuerpo sin dejar a las personas cercanas la posibilidad de hacer esta operación de aceptación a través del tiempo, como en una especie de privatización de la muerte.

El padre Bonino señaló también que en la instrucción apenas publicada, no hay que olvidar la primera parte sobre la sepultura del difunto y que se ha querido “reiterar las razones doctrinarias y pastorales para la preferencia de la sepultura de los cuerpos” que la Iglesia “recomienda insistentemente”.

El padre Rodriguez Luño añadió que el documento muestra la atención de la Iglesia para que los cuerpos de los difuntos de los fieles “sean inspirados por el respeto y caridad y pueda expresar adecuadamente el sentido cristiano de la muerte y la esperanza en la resurrección del cuerpo”.

Tomado de: https://es.zenit.org/articles/card-muller-la-iglesia-acepta-la-cremacion-pero-recomienda-sepultura/

Papa Francisco nombra primera mujer vicedirectora de Oficina de Prensa de la Santa Sede

Pope Francis (C), Greg Burke (R) and Paloma Garcia Ovejero (L) pose at the Vatican on July 11, 2016. Pope Francis has named a former Fox TV correspondent, Greg Burke, to replace his longtime spokesman and Paloma Garcia Ovejero, of Spain, to be his deputy. / AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO / -

Pope Francis (C), Greg Burke (R) and Paloma Garcia Ovejero (L) pose at the Vatican on July 11, 2016.
Pope Francis has named a former Fox TV correspondent, Greg Burke, to replace his longtime spokesman and Paloma Garcia Ovejero, of Spain, to be his deputy. / AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO / –

El papa Francisco ha nombrado este lunes 11 de julio a la primera mujer vicedirectora de la Oficina de Información de la Santa Sede. Se trata de Paloma García Ovejero, española, corresponsal de la emisora católica Radio Cope en Roma y en el Vaticano desde hace tres años.

El nombramiento es un acontecimiento inédito desde que en el año 1966 fue instituida esa entidad “como organismo informativo del Concilio Vaticano II”, que luego absorbió la primera oficina y empezó a funcionar como Oficina de Información de la Santa Sede a cargo de la Comisión Pontificia para las Comunicaciones Sociales.

El nombramiento de García Ovejero es significativo también debido al impulso que el pontificado de Bergoglio está dando al papel de la mujer dentro de la Iglesia. En este sentido, el papa Francisco ha explicado en varias ocasiones que no se trata de una “promoción de tipo funcional”.

De hecho, la nueva vicedirectora tiene valías profesionales y académicas importantes. Ella, que el 12 de agosto cumplirá 41 años, se licenció en periodismo en España, con un máster en comunicación en la New York University. Habla inglés, italiano y chino.

Desde 1998, está vinculada a la cadena Cope, donde fue redactora, presentadora y jefa de redacción.

Este lunes, el papa Francisco aceptó la renuncia presentada por el padre Federico Lombardi, jesuita que el próximo 29 de agosto cumplirá 74 años y ha sido hasta ahora director de la Oficina de Información de la Santa Sede.

Nombrado en 2012, ocupó ese cargo por 10 años, acompañó durante casi todo su pontificado a Benedicto XVI y se ocupó de los primeros tres de Francisco.

De 1984 a 1990, Lombardi fue Provincial para Italia de la Compañía de Jesús. Un año después fue nombrado director de los programas de la Radio Vaticano. En 2002 se convirtió en el director general del Centro Televisivo Vaticano. En 2012, dejó este cargo ocupado por Edoardo Viganò.

El papa Francisco nombró como nuevo director a Greg Burke, 56 años, estadounidense, supernumerario del Opus Dei, es decir con la vocación al celibato, hasta ahora vicedirector de la Sala de Prensa, nombrado desde el primero de febrero de 2016.

El nuevo director y la nueva vicedirectora comenzarán su trabajo el 1 de agosto. Por ende, el Pontífice  contará con la ayuda del padre Lombardi durante su viaje a Polonia a finales de julio (27-31), para la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia.

Otros nombramientos de mujeres en el Vaticano

El Papa igualmente ha ampliado la presencia de las mujeres en cargos importantes en la Santa Sede, con el reciente nombramiento de Ana Marta González, como miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales. Ella es española, docente de Filosofía moral en la Universidad de Navarra, Pamplona.

En esta línea, el papa Francisco hace dos años nombró a cinco mujeres en la Comisión Teológica. Según los datos del Gobierno de la Ciudad del Vaticano, por ejemplo, la cantidad de mujeres que trabajan en este pequeño Estado se han duplicado en los últimos diez años: se pasó de 195 a 371.

En 2004, casi el 13% del personal al servicio del Papa dentro de los muros leoninos estaba conformado por mujeres. En 2014, ese porcentaje aumentó cerca de un 19%.

Tomado de:  http://es.aleteia.org/2016/07/11/papa-francisco-nombra-primera-mujer-vicedirectora-de-oficina-de-prensa-de-la-santa-sede/

Ya es oficial: La Madre Teresa de Calcuta será declarada santa

Teresa de Calcuta 2

Después de meses de espera, el milagro que permitirá la canonización de la Beata Madre Teresa de Calcuta fue oficialmente aprobado por el Vaticano. La querida religiosa será declarada santa y solo se aguarda la fecha de la ceremonia.

Los rumores sobre la canonización circulan desde hace meses. Sin embargo, el Vaticano hizo el anuncio oficial en un comunicado hoy 18 de diciembre, junto con el reconocimiento de las virtudes heroicas del Padre Giuseppe Ambrosoli de los Misioneros Combonianos del Corazón de Jesús, dándole el título de Venerable.

Hace apenas unos días, Francisco se reunió con el Cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, para avanzar en varias causas de canonización. Sostuvo una nueva audiencia privada en su cumpleaños, ayer, 17 de diciembre.

En la reunión de ayer, el Papa aprobó el milagro atribuido a la Madre Teresa, la curación de un hombre brasileño inexplicablemente curada de abscesos cerebrales.

Aunque no hay planes oficiales, el Cardenal Amato ha sugerido anteriormente que el 4 de septiembre 2016 – que está siendo considerado como un día de jubileo para los trabajadores y voluntarios de la misericordia – sería la posible fecha de canonización, cerca del 5 de septiembre, fiesta de la Madre y aniversario de su muerte.

Continuar leyendo:

https://www.aciprensa.com/noticias/vaticano-hizo-anuncio-oficial-la-madre-teresa-de-calcuta-sera-declarada-santa-71034/

AÑO SANTO JUBILAR DE LA MISERICORDIA COMIENZA HOY, 8 DE DICIEMBRE DE 2015

Año Santo Jubilar de la Misericordia

El papa Francisco ha anunciado “un Jubileo Extraordinario de la Misericordia como tiempo propicio para la Iglesia, para que haga más fuerte y eficaz el testimonio de los creyentes”. Este Año Santo “se abrirá el 8 de diciembre de 2015, solemnidad de la Inmaculada Concepción… El Año jubilar se concluirá en la solemnidad litúrgica de Jesucristo Rey del Universo, el 20 de noviembre de 2016″.

Este Año Jubilar nos invita a reflexionar sobre la Misericordia que Dios derrama sobre nosotros y, a su vez, a practicar la misericordia con nuestros hermanos, especialmente los más necesitados de ella.

Nosotros te invitamos a reflexionar todas las lecturas que nos brinda la liturgia para este año en clave de misericordia. Verás cómo la Misericordia de Dios está presente en toda la historia de la salvación.

Los exhorto a leer el texto completo de la Bula Miericordiae Vultus, visitando la página:

https://drive.google.com/file/d/0B2LnZYex56LRc25wUVlNWXNMV00/view

 

 

Texto completo de la carta del Papa Francisco con motivo del Año de la Misericordia

Papa Francisco audiencia

Al venerado hermano Monseñor Rino Fisichella Presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización:

La cercanía del Jubileo extraordinario de la Misericordia me permite centrar la atención en algunos puntos sobre los que considero importante intervenir para facilitar que la celebración del Año Santo sea un auténtico momento de encuentro con la misericordia de Dios para todos los creyentes. Es mi deseo, en efecto, que el Jubileo sea experiencia viva de la cercanía del Padre, como si se quisiese tocar con la mano su ternura, para que se fortalezca la fe de cada creyente y, así, el testimonio sea cada vez más eficaz.

Mi pensamiento se dirige, en primer lugar, a todos los fieles que en cada diócesis, o como peregrinos en Roma, vivirán la gracia del Jubileo. Deseo que la indulgencia jubilar llegue a cada uno como genuina experiencia de la misericordia de Dios, la cual va al encuentro de todos con el rostro del Padre que acoge y perdona, olvidando completamente el pecado cometido. Para vivir y obtener la indulgencia los fieles están llamados a realizar una breve peregrinación hacia la Puerta Santa, abierta en cada catedral o en las iglesias establecidas por el obispo diocesano y en las cuatro basílicas papales en Roma, como signo del deseo profundo de auténtica conversión. Igualmente dispongo que se pueda ganar la indulgencia en los santuarios donde se abra la Puerta de la Misericordia y en las iglesias que tradicionalmente se identifican como Jubilares. Es importante que este momento esté unido, ante todo, al Sacramento de la Reconciliación y a la celebración de la santa Eucaristía con un reflexión sobre la misericordia. Será necesario acompañar estas celebraciones con la profesión de fe y con la oración por mí y por las intenciones que llevo en el corazón para el bien de la Iglesia y de todo el mundo.

Pienso, además, en quienes por diversos motivos se verán imposibilitados de llegar a la Puerta Santa, en primer lugar los enfermos y las personas ancianas y solas, a menudo en condiciones de no poder salir de casa. Para ellos será de gran ayuda vivir la enfermedad y el sufrimiento como experiencia de cercanía al Señor que en el misterio de su pasión, muerte y resurrección indica la vía maestra para dar sentido al dolor y a la soledad. Vivir con fe y gozosa esperanza este momento de prueba, recibiendo la comunión o participando en la santa misa y en la oración comunitaria, también a través de los diversos medios de comunicación, será para ellos el modo de obtener la indulgencia jubilar. Mi pensamiento se dirige también a los presos, que experimentan la limitación de su libertad. El Jubileo siempre ha sido la ocasión de una gran amnistía, destinada a hacer partícipes a muchas personas que, incluso mereciendo una pena, sin embargo han tomado conciencia de la injusticia cometida y desean sinceramente integrarse de nuevo en la sociedad dando su contribución honesta. Que a todos ellos llegue realmente la misericordia del Padre que quiere estar cerca de quien más necesita de su perdón. En las capillas de las cárceles podrán ganar la indulgencia, y cada vez que atraviesen la puerta de su celda, dirigiendo su pensamiento y la oración al Padre, pueda este gesto ser para ellos el paso de la Puerta Santa, porque la misericordia de Dios, capaz de convertir los corazones, es también capaz de convertir las rejas en experiencia de libertad.

He pedido que la Iglesia redescubra en este tiempo jubilar la riqueza contenida en las obras de misericordia corporales y espirituales. La experiencia de la misericordia, en efecto, se hace visible en el testimonio de signos concretos como Jesús mismo nos enseñó. Cada vez que un fiel viva personalmente una o más de estas obras obtendrá ciertamente la indulgencia jubilar. De aquí el compromiso a vivir de la misericordia para obtener la gracia del perdón completo y total por el poder del amor del Padre que no excluye a nadie. Será, por lo tanto, una indulgencia jubilar plena, fruto del acontecimiento mismo que se celebra y se vive con fe, esperanza y caridad.

La indulgencia jubilar, por último, se puede ganar también para los difuntos. A ellos estamos unidos por el testimonio de fe y caridad que nos dejaron. De igual modo que los recordamos en la celebración eucarística, también podemos, en el gran misterio de la comunión de los santos, rezar por ellos para que el rostro misericordioso del Padre los libere de todo residuo de culpa y pueda abrazarlos en la bienaventuranza que no tiene fin.

Uno de los graves problemas de nuestro tiempo es, ciertamente, la modificación de la relación con la vida. Una mentalidad muy generalizada que ya ha provocado una pérdida de la debida sensibilidad personal y social hacia la acogida de una nueva vida. Algunos viven el drama del aborto con una consciencia superficial, casi sin darse cuenta del gravísimo mal que comporta un acto de ese tipo. Muchos otros, en cambio, incluso viviendo ese momento como una derrota, consideran no tener otro camino por donde ir. Pienso, de forma especial, en todas las mujeres que han recurrido al aborto. Conozco bien los condicionamientos que las condujeron a esa decisión. Sé que es un drama existencial y moral. He encontrado a muchas mujeres que llevaban en su corazón una cicatriz por esa elección sufrida y dolorosa. Lo sucedido es profundamente injusto; sin embargo, sólo el hecho de comprenderlo en su verdad puede consentir no perder la esperanza. El perdón de Dios no se puede negar a todo el que se haya arrepentido, sobre todo cuando con corazón sincero se acerca al Sacramento de la Confesión para obtener la reconciliación con el Padre. También por este motivo he decidido conceder a todos los sacerdotes para el Año jubilar, no obstante cualquier cuestión contraria, la facultad de absolver del pecado del aborto a quienes lo han practicado y arrepentidos de corazón piden por ello perdón. Los sacerdotes se deben preparar para esta gran tarea sabiendo conjugar palabras de genuina acogida con una reflexión que ayude a comprender el pecado cometido, e indicar un itinerario de conversión verdadera para llegar a acoger el auténtico y generoso perdón del Padre que todo lo renueva con su presencia.

Una última consideración se dirige a los fieles que por diversos motivos frecuentan las iglesias donde celebran los sacerdotes de la Fraternidad de San Pío X. Este Año jubilar de la Misericordia no excluye a nadie. Desde diversos lugares, algunos hermanos obispos me han hablado de su buena fe y práctica sacramental, unida, sin embargo, a la dificultad de vivir una condición pastoralmente difícil. Confío que en el futuro próximo se puedan encontrar soluciones para recuperar la plena comunión con los sacerdotes y los superiores de la Fraternidad. Al mismo tiempo, movido por la exigencia de corresponder al bien de estos fieles, por una disposición mía establezco que quienes durante el Año Santo de la Misericordia se acerquen a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar el Sacramento de la Reconciliación, recibirán válida y lícitamente la absolución de sus pecados.

Confiando en la intercesión de la Madre de la Misericordia, encomiendo a su protección la preparación de este Jubileo extraordinario.

Vaticano, 1 de septiembre de 2015.

FRANCISCUS

Confirman que por deseo del Papa cuerpo del Padre Pío estará en Vaticano durante Jubileo

padre-pio

VATICANO, 17 Jul. 15 / 03:28 am (ACI).- El cuerpo incorrupto de San Pío de Pietrelcina, el santo capuchino de los estigmas, será expuesto para ser venerado por los fieles en la Basílica de San Pedro del 8 al 14 de febrero de 2016, en el marco del Jubileo de la Misericordia y por deseo del Papa Francisco, informó el Convento Santuario de San Pío de Pietrelcina.

En una nota difundida en su sitio web, el Convento informó que el Presidente del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización, Mons. Rino Fisichella, envió una carta al Arzobispo de Manfredonia-Vieste-San Giovanni Rotondo (Italia), Mons. Michele Castoro, para transmitir el deseo del Pontífice.

“El Santo Padre expresó el vivo deseo de que los restos de San Pío de Pietrelcina sean expuestos en la Basílica de San Pedro el … [continuar leyendo]

Tomado de: https://www.aciprensa.com/noticias/por-deseo-del-papa-francisco-cuerpo-del-padre-pio-estara-en-el-vaticano-durante-jubileo-12665/?utm_content=buffer6088d&utm_medium=social&utm_source=facebook.com&utm_campaign=buffer