REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA 02-04-18

Nos encontramos de lleno en la octava de Pascua. Con el Domingo de Resurrección comenzamos la cincuentena del tiempo pascual que culmina con la solemnidad de Pentecostés. Llamamos Octava de Pascua a la primera semana de la cincuentena. Es como si se tratara de un solo día, o sea, que la alegría del domingo de Pascua se prolonga por ocho días seguidos. Durante la octava, las lecturas evangélicas que nos brinda la liturgia se concentran en el signo “positivo” de la resurrección, las apariciones de Jesús, que junto al signo “negativo” (el sepulcro vacío), conforman los hechos que demuestran sin lugar a dudas que ¡Jesús ha resucitado! Estas lecturas nos transmitirán fielmente las experiencias de los apóstoles y otros con el Resucitado.

La lectura de hoy (Mt 28,8-15) nos presenta a María Magdalena y “la otra María” (María la de Santiago) marchándose a toda prisa del sepulcro después de haber presenciado al “Ángel del Señor” bajar del cielo en medio de un terremoto y rodar la piedra que servía de lápida. El Ángel les anunció que no temieran, que el Señor había resucitado tal como lo había anunciado, pidiéndoles que fueran a informar lo ocurrido a los discípulos (vv. 1-7).

Estando de camino a comunicarles la buena noticia de la resurrección a los demás discípulos, Jesús se aparece a las mujeres y les dice: “Alegraos. No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”.

Cuando examinamos los relatos de la Resurrección de Jesús, lo primero que salta a la vista es el papel tan importante que ocupan las mujeres en los mismos. En ocasiones anteriores hemos dicho que el Resucitado, con su cuerpo glorificado escoge a quién le permite verle. Muchos se preguntan por qué Jesús se apareció primero a las mujeres. La pregunta es válida.

El papa San Gregorio Magno nos brinda una posible explicación: “Lo que hay que considerar en estos hechos es la intensidad del amor que ardía en el corazón de aquellas mujeres, que no se apartaban del sepulcro. Buscaban al que no habían hallado, lo buscaban llorando y encendidas en el fuego del amor. Por ello, las mujeres fueron las únicas en verlo entonces, por que se habían quedado buscándolo, pues lo que da fuerza a las buenas obras es la perseverancia en ellas”.

En otras palabras, lo encontraron porque fueron las únicas que se atrevieron, las únicas que lo buscaron (Cfr. Mt 7,7-8). No hay duda, ese amor que ardía en los corazones de aquellas mujeres piadosas les proporcionó algo que le faltó a los hombres, quienes se habían escondido por temor a las autoridades: VALOR. Un valor capaz de enfrentar los peligros de la noche y la presencia de los guardias que custodiaban el sepulcro.

San Juan Pablo II al tratar el tema nos dice: “Es a las mujeres a quienes por primera vez confía el misterio de su resurrección, haciéndolas las primeras testigos de esta verdad. Quizá quiera premiar su delicadeza, su sensibilidad a su mensaje, su fortaleza, que las había impulsado hasta el Calvario”.

Pidámosle al Resucitado nos conceda el amor y la perseverancia de aquellas mujeres, para tener un verdadero encuentro con Él y poder anunciar a todos la noticia: ¡Ha resucitado!

REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA 17-04-17

Con el Domingo de Resurrección comenzamos la cincuentena del tiempo pascual que culmina con la solemnidad de Pentecostés. Llamamos Octava de Pascua a la primera semana de la cincuentena. Es como si se tratara de un solo día, o sea, que la celebración, la alegría del domingo de Pascua se prolonga por ocho días seguidos. Aunque a través de la historia de la Iglesia se han reconocido varias “octavas”, en la actualidad se reconocen solo dos: la de Navidad y la de Pascua.

Esta idea de celebrar octavas para las grandes solemnidades la encontramos enraizada tanto en la cultura helenística (griega) como en la judía. Para los griegos el número ocho representaba la perfección definitiva, pues el alma había “viajado” por siete esferas y al llegar a la octava encontraría la eterna bienaventuranza. La liturgia judía, por su parte, celebraba durante ocho días sus grandes fiestas (Pascua, Ázimos y Pentecostés), siendo el octavo el que se celebraba con mayor solemnidad, pues recapitulaba los siete anteriores.

Para nosotros los cristianos, que reconocemos una semana de siete días, el “octavo día” es a la vez el primero (si comenzamos a contar incluyendo el primer día – por eso al domingo se le llama octava dies), el que está “más allá de todo día”, que a su vez nos remite a la eternidad; a ese Dios eterno, que está por encima del tiempo.

Durante la Octava de Pascua, las lecturas que nos brinda la liturgia se concentran en el signo “positivo” de la resurrección, las apariciones de Jesús, que junto al signo “negativo” (el sepulcro vacío), conforman los hechos que demuestran sin lugar a dudas que ¡Jesús ha resucitado! Estas lecturas nos transmitirán fielmente las experiencias de los apóstoles y otros con el Resucitado.

La lectura evangélica de hoy (Mt 28,8-15) nos presenta a María Magdalena y “la otra María” (María la de Santiago) marchándose a toda prisa del sepulcro después de haber presenciado al “Ángel del Señor” bajar del cielo en medio de un terremoto y rodar la piedra que servía de lápida. Ya anteriormente habíamos comentado sobre esa lectura, por lo que les remitimos a nuestra reflexión para esa fecha.

La primera lectura de hoy (Hc 2,14.22-33) nos presenta fragmentos del discurso de Pedro a la gente en Pentecostés, en el que dio testimonio de la Resurrección de Jesús y del Espíritu Santo que acababa de derramarse sobre los que estaban junto a él: “Pues bien, Dios resucitó a este Jesús, de lo cual todos nosotros somos testigos. Ahora, exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo que estaba prometido, y lo ha derramado. Esto es lo que estáis viendo y oyendo”. Fue el comienzo de la “Iglesia misionera”.

Pedro había tenido un encuentro con el Resucitado y había sido arropado por el poder del Espíritu Santo. Por eso su testimonio fue tan poderoso y elocuente al punto que, como veremos en la primera lectura de mañana, “aquel día se les agregaron unos tres mil”.

Pidamos al Resucitado nos conceda la fe para tener un verdadero encuentro con el Resucitado y poder anunciar a todos la gran noticia:

¡Verdaderamente ha resucitado!

MEDITACIÓN SOBRE LA PASIÓN A TRAVÉS DE LOS OJOS DE MARÍA

Hermanos: Comparto con ustedes una meditación, salida del alma, que compartí con los feligreses de mi parroquia El Buen Pastor esta tarde después de la lectura de la Pasión. He cambiado el formato y, por supuesto, omite aquellos destellos que el Espíritu intercala en nuestro quehacer cuando nos entregamos a Él, pero la esencia está ahí.

Jesús ha muerto… Ha completado la misión que el Padre le encomendó. Por eso le hemos escuchado decir: “Está cumplido…”

Eso lo dijo cuando ya sabía que su hora había llegado; justo antes de exhalar su último aliento, con el que pronunciaría la última de las siete palabras.

No sé exactamente qué pasaría por su mente en esos momentos. Prefiero creer que su último pensamiento humano fue para su Madre bendita. Eso le hizo recordar aquellas palabras que había aprendido de niño en el regazo de su Madre, las palabras con que todos los niños judíos encomendaban su alma a Dios al acostarse, y que se convertirían en su última Palabra: “Padre, a tus manos encomiendo mi espíritu

Estoy seguro que al escuchar esas palabras su Madre compartió el mismo recuerdo, y recordó las muchas veces que vio a su Niño cerrar sus ojitos al concluir el día. Excepto que ahora le tocará a ella cerrarlos cuando reciba su cuerpo…

La actividad a su alrededor la hace volver a la realidad.

Hay que darse prisa en sepultarlo. Se acerca el sábado. No sé cuánto tiempo ha transcurrido. Imagino que deben ser alrededor de las 9:30. Recordemos que para los judíos el día concluye a las seis de la tarde nuestra, por eso la Escritura dice que Jesús murió a la hora nona, es decir, a las 9:00 de la tarde judía.

Comienzan a bajar el cuerpo de la cruz…

Y allí, para recibirlo, erguida, con la frente en alto, está su madre María. Estoy seguro que en esos momentos resuenan en su mente las palabras del anciano Simeón: “… ¡y a ti misma, una espada te atravesará el alma!”

Observa con intensidad mientras los soldados romanos lo bajan. Lo hacen con prisa; y a María se le escapa un grito: “¡Cuidado!… no vayan a hacerle daño”. ¡Pero está muerto! Ya no pueden hacerle más daño del que le han hecho. Pero para ella sigue siendo su niño; aquél niño que ella arrulló en sus brazos mientras lo cubría con besos y caricias…

Finalmente aquellas manos, las manos más bellas jamás creadas, aquellas destinadas a cuidar del Hijo del Padre, aquellas que lo envolvieron en pañales y lo colocaron en el pesebre que fue su primer trono, ahora reciben su cuerpo inerte al bajar del madero que le sirvió como último trono en la tierra.

María, sentada sobre la tierra, coloca la cabeza ensangrentada de su Hijo en su regazo y estoy seguro que, al igual que Él, levanta los ojos al cielo y murmura: “Está cumplido.

Torna nuevamente la mirada hacia el rostro de su Hijo, y en aquél rostro desfigurado, que nos dice la Escritura no tenía aspecto humano, ella ve el rostro de su niño, aquél cuya sonrisa al despertar opacaba el sol de cada mañana.

Y mientras con sus lágrimas intenta limpiar el rostro de su Hijo, en su mente recapitula todos los momentos de la vida de este… cuando aun siendo bebé alzaba sus bracitos para que ella lo tomara en los de ella; sus primeros pasos asido de su mano; sus primeras palabras; sus primeras oraciones que ella misma le enseñó; su rostro atento trepado en un banquito mientras aprendía el oficio de José; sus largas horas en el taller de su padre luego de la muerte de este; y finalmente el día que se sentó con ella y le dijo: Mamá, ha llegado la hora; tengo que llevar a cabo la misión que el Padre me encomendó.

Esta es la culminación de aquél momento, que para ella comenzó el día de la Anunciación con el hágase que lo hizo posible.

Regresa a la realidad cuando siente una voz que le dice: “Tenemos que darnos prisa, la hora avanza, y un buen hombre nos ha cedido un sepulcro. Vayamos a sepultarlo”. Dentro de su tristeza ella sonríe mientras recuerda cómo su Hijo siempre confiaba en la Providencia Divina. ¿Por qué habría de ser diferente ahora?

Mira a su alrededor… ¿Dónde están sus discípulos?; ¿dónde están los que estaban dispuestos a dar la vida por él? Salvo por el “discípulo amado” que Juan coloca a su lado en el Gólgota, todos se ha ido. Solo las mujeres, siempre valientes, la acompañan.

María está llena de dolor ante la pérdida de su hijo, un dolor indescriptible aún para aquellos que lo han experimentado. ¡¡¡PERO TAMBIÉN ESTÁ LLENA DE FE!!!

Por eso, dentro de toda la tristeza indescriptible de la pasión y muerte de su Hijo, y la sensación de soledad ante el abandono de todos, María mantiene la cabeza en alto con la certeza de que va a verlo nuevamente; ¡que su Hijo va a resucitar!

Los discípulos creyeron cuando lo vieron, y hoy nosotros lo creemos por nuestra fe en las Escrituras. Ella creyó sin haber visto, y de ese modo nos mostró el camino a seguir. ¡Dichosa tú, que creíste!

Gracias Mamá, por entregarnos a tu Hijo, porque gracias a Él, y a su sangre derramada por nosotros, que es también la tuya, hemos sido redimidos.

Pero sobre todo gracias a Ti, Jesús, por entregarnos a tu Madre al pie de la Cruz, para que tomados de la mano, nos conduzca siempre de vuelta hacia Ti cuando nos alejamos, y nos acompañe en los momentos de angustia y dolor como lo hizo contigo.

Al finalizar el oficio del Viernes Santo abandonaremos el templo como lo hicieron todos aquella tarde al dejar a Jesús en el sepulcro.

Pero dentro de la tristeza que nos embarga por su muerte, al igual que María, y siguiendo su ejemplo, en nuestros corazones brillará la esperanza de la resurrección, y esa fe nos congregará nuevamente en el Templo mañana en la noche, en la Madre de las Vigilias, para ser testigos una vez más del poder del Amor sobre la muerte.

¡Vivimos para esa noche!

REFLEXIÓN PARA EL VIERNES DE LA VIGÉSIMA CUARTA SEMANA DEL T.O. (2) 16-09-16

mujeres-jesus med

La lectura evangélica de hoy (Lc 8,1-3) nos muestra cómo Jesús “iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del Reino de Dios”. Esa era su única preocupación, y toda su vida giró en torno a esa misión: “tengo que anunciar la Buena Nueva del Reino de Dios, porque a esto he sido enviado”. (Lc 4,43).

Habiendo sido la misión de Jesús el anuncio del Reino, no puede ser otra la misión de la Iglesia. Habiendo sido Jesús crucificado y resucitado, “apareció constituido Señor, Cristo y Sacerdote para siempre (Cfr. Hc 2,36; Hb 5,6; 7,17-21) y derramó en  sus discípulos el Espíritu prometido por el Padre (Cfr. Hc 2,33). Por eso, la Iglesia… recibe la misión de anunciar el reino de Cristo y de Dios”, de establecerlo en medio de todas las gentes.

Es decir, con la venida del Espíritu Santo comienza la misión evangelizadora de la Iglesia. Este mandato de Señor se recoge en sus propias palabras cuando dice a sus discípulos después de su resurrección: “Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16,15).

La lectura nos dice, además, que a Jesús y a los Doce les acompañaban un grupo de “mujeres que él había curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena (a quien la Orden de Predicadores venera como su protectora), de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas”.

De todos los evangelistas, Lucas es quien más acentúa el papel de la mujer, empezando por el relato de la Anunciación (1,26-38) en el cual María asume un rol protagónico, muy distinto al personaje “secundario” con que nos la presenta Mateo, fiel a su cultura y tradición judías.

Por otro lado, nos narra cómo María, la hermana de Marta y Lázaro se sentaba a los pies de Jesús a escuchar la Palabra; la actitud del verdadero discípulo (Lc 10,38-39). Finalmente, Lucas nos dice que las primeras en dar testimonio de la Resurrección fueron mujeres: “María Magdalena, Juana y María la de Santiago y las demás que estaban con ellas” (Lc 24,10).

Podemos apreciar cómo, contrario a los demás “rabinos” de la época, quienes no admitían mujeres como discípulas, Jesús las acoge y camina junto a ellas. Debemos recordar que en la cultura judía a la mujer no se le reconocía valor alguno, que estaba totalmente sometida su marido y dependía de este, o en el caso de una viuda, de su hijo varón, para poder hacer valer sus derechos.

El pasaje de hoy nos dice además que las mujeres que acompañaban a Jesús y a los Doce “le ayudaban con sus bienes”. Al igual que aquellas mujeres, todos los cristianos tenemos la obligación de contribuir, en la medida de nuestros medios, al sostenimiento de nuestra Iglesia, para que nuestros pastores puedan concentrarse en su misión de enseñar. Pero, ¡ojo!, que esa Palabra sea cónsona con el mensaje de Cristo.

Papa Francisco nombra primera mujer vicedirectora de Oficina de Prensa de la Santa Sede

Pope Francis (C), Greg Burke (R) and Paloma Garcia Ovejero (L) pose at the Vatican on July 11, 2016. Pope Francis has named a former Fox TV correspondent, Greg Burke, to replace his longtime spokesman and Paloma Garcia Ovejero, of Spain, to be his deputy. / AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO / -

Pope Francis (C), Greg Burke (R) and Paloma Garcia Ovejero (L) pose at the Vatican on July 11, 2016.
Pope Francis has named a former Fox TV correspondent, Greg Burke, to replace his longtime spokesman and Paloma Garcia Ovejero, of Spain, to be his deputy. / AFP PHOTO / OSSERVATORE ROMANO / –

El papa Francisco ha nombrado este lunes 11 de julio a la primera mujer vicedirectora de la Oficina de Información de la Santa Sede. Se trata de Paloma García Ovejero, española, corresponsal de la emisora católica Radio Cope en Roma y en el Vaticano desde hace tres años.

El nombramiento es un acontecimiento inédito desde que en el año 1966 fue instituida esa entidad “como organismo informativo del Concilio Vaticano II”, que luego absorbió la primera oficina y empezó a funcionar como Oficina de Información de la Santa Sede a cargo de la Comisión Pontificia para las Comunicaciones Sociales.

El nombramiento de García Ovejero es significativo también debido al impulso que el pontificado de Bergoglio está dando al papel de la mujer dentro de la Iglesia. En este sentido, el papa Francisco ha explicado en varias ocasiones que no se trata de una “promoción de tipo funcional”.

De hecho, la nueva vicedirectora tiene valías profesionales y académicas importantes. Ella, que el 12 de agosto cumplirá 41 años, se licenció en periodismo en España, con un máster en comunicación en la New York University. Habla inglés, italiano y chino.

Desde 1998, está vinculada a la cadena Cope, donde fue redactora, presentadora y jefa de redacción.

Este lunes, el papa Francisco aceptó la renuncia presentada por el padre Federico Lombardi, jesuita que el próximo 29 de agosto cumplirá 74 años y ha sido hasta ahora director de la Oficina de Información de la Santa Sede.

Nombrado en 2012, ocupó ese cargo por 10 años, acompañó durante casi todo su pontificado a Benedicto XVI y se ocupó de los primeros tres de Francisco.

De 1984 a 1990, Lombardi fue Provincial para Italia de la Compañía de Jesús. Un año después fue nombrado director de los programas de la Radio Vaticano. En 2002 se convirtió en el director general del Centro Televisivo Vaticano. En 2012, dejó este cargo ocupado por Edoardo Viganò.

El papa Francisco nombró como nuevo director a Greg Burke, 56 años, estadounidense, supernumerario del Opus Dei, es decir con la vocación al celibato, hasta ahora vicedirector de la Sala de Prensa, nombrado desde el primero de febrero de 2016.

El nuevo director y la nueva vicedirectora comenzarán su trabajo el 1 de agosto. Por ende, el Pontífice  contará con la ayuda del padre Lombardi durante su viaje a Polonia a finales de julio (27-31), para la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia.

Otros nombramientos de mujeres en el Vaticano

El Papa igualmente ha ampliado la presencia de las mujeres en cargos importantes en la Santa Sede, con el reciente nombramiento de Ana Marta González, como miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales. Ella es española, docente de Filosofía moral en la Universidad de Navarra, Pamplona.

En esta línea, el papa Francisco hace dos años nombró a cinco mujeres en la Comisión Teológica. Según los datos del Gobierno de la Ciudad del Vaticano, por ejemplo, la cantidad de mujeres que trabajan en este pequeño Estado se han duplicado en los últimos diez años: se pasó de 195 a 371.

En 2004, casi el 13% del personal al servicio del Papa dentro de los muros leoninos estaba conformado por mujeres. En 2014, ese porcentaje aumentó cerca de un 19%.

Tomado de:  http://es.aleteia.org/2016/07/11/papa-francisco-nombra-primera-mujer-vicedirectora-de-oficina-de-prensa-de-la-santa-sede/

REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA 28-03-15

el-vive crop

Nos encontramos de lleno en la octava de Pascua. Con el Domingo de Resurrección comenzamos la cincuentena del tiempo pascual que culmina con la solemnidad de Pentecostés. Llamamos Octava de Pascua a la primera semana de la cincuentena. Es como si se tratara de un solo día, o sea, que la alegría del domingo de Pascua se prolonga por ocho días seguidos. Durante la octava, las lecturas evangélicas que nos brinda la liturgia se concentran en el signo “positivo” de la resurrección, las apariciones de Jesús, que junto al signo “negativo” (el sepulcro vacío), conforman los hechos que demuestran sin lugar a dudas que ¡Jesús ha resucitado! Estas lecturas nos transmitirán fielmente las experiencias de los apóstoles y otros con el Resucitado.

La lectura de hoy (Mt 28,8-15) nos presenta a María Magdalena y “la otra María” (María la de Santiago) marchándose a toda prisa del sepulcro después de haber presenciado al “Ángel del Señor” bajar del cielo en medio de un terremoto y rodar la piedra que servía de lápida. El Ángel les anunció que no temieran, que el Señor había resucitado tal como lo había anunciado, pidiéndoles que fueran a informar lo ocurrido a los discípulos (vv. 1-7).

Estando de camino a comunicarles la buena noticia de la resurrección a los demás discípulos, Jesús se aparece a las mujeres y les dice: “Alegraos. No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”.

Cuando examinamos los relatos de la Resurrección de Jesús, lo primero que salta a la vista es el papel tan importante que ocupan las mujeres en los mismos. En ocasiones anteriores hemos dicho que el Resucitado, con su cuerpo glorificado escoge a quién le permite verle. Muchos se preguntan por qué Jesús se apareció primero a las mujeres. La pregunta es válida.

El papa San Gregorio Magno nos brinda una posible explicación: “Lo que hay que considerar en estos hechos es la intensidad del amor que ardía en el corazón de aquellas mujeres, que no se apartaban del sepulcro. Buscaban al que no habían hallado, lo buscaban llorando y encendidas en el fuego del amor. Por ello, las mujeres fueron las únicas en verlo entonces, por que se habían quedado buscándolo, pues lo que da fuerza a las buenas obras es la perseverancia en ellas”.

En otras palabras, lo encontraron porque fueron las únicas que se atrevieron, las únicas que lo buscaron (Cfr. Mt 7,7-8). No hay duda, ese amor que ardía en los corazones de aquellas mujeres piadosas les proporcionó algo que le faltó a los hombres, quienes se habían escondido por temor a las autoridades: VALOR. Un valor capaz de enfrentar los peligros de la noche y la presencia de los guardias que custodiaban el sepulcro.

San Juan Pablo II al tratar el tema nos dice: “Es a las mujeres a quienes por primera vez confía el misterio de su resurrección, haciéndolas las primeras testigos de esta verdad. Quizá quiera premiar su delicadeza, su sensibilidad a su mensaje, su fortaleza, que las había impulsado hasta el Calvario”.

Pidámosle al Resucitado nos conceda el amor y la perseverancia de aquellas mujeres, para tener un verdadero encuentro con Él y poder anunciar a todos la noticia: ¡Ha resucitado!

REFLEXIÓN PARA EL VIERNES DE LA VIGÉSIMA CUARTA SEMANA DEL T.O. (1) 18-09-15

mujeres-jesus med

Como primera lectura, la liturgia para hoy continúa brindándonos la primera carta a Timoteo, que hemos estado leyendo desde el pasado viernes. En aquella ocasión dijimos que Pablo había dejado a Timoteo a cargo de la comunidad de Éfeso cuando partió para Macedonia. En esta carta, una de las tres “cartas pastorales” de Pablo, este instruye a su discípulo sobre la sana administración y manejo de su comunidad eclesial.

En el pasaje de hoy le advierte sobre la importancia de mantener la sana doctrina de Jesús que él mismo le ha instruido (“Si alguno enseña otra cosa distinta, sin atenerse a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo y a la doctrina que armoniza con la piedad, es un orgulloso y un ignorante, que padece la enfermedad de plantear cuestiones inútiles y discutir atendiendo sólo a las palabras”), y le previene contra la tentación de lucrarse de su gestión, advirtiéndole de las consecuencias de esa conducta: “los que buscan riquezas caen en tentaciones, trampas y mil afanes absurdos y nocivos, que hunden a los hombres en la perdición y la ruina. Porque la codicia es la raíz de todos los males, y muchos, arrastrados por ella, se han apartado de la fe y se han acarreado muchos sufrimientos”.

Tal parece que Pablo estuviese describiendo el ambiente religioso de nuestro tiempo, en donde hay una secta para cada gusto y unos “pastores” que se lucran de su predicación, convirtiendo su “iglesia” en un negocio personal, predicando lo que sus feligreses quieren escuchar. Y es que la sociedad y la civilización han evolucionado, pero la naturaleza humana y la corrupción han permanecido constantes. No estamos generalizando, pues hay hombres de Dios que viven el ideal evangélico, teniendo claro que “la piedad es una ganancia, cuando uno se contenta con poco. Sin nada vinimos al mundo, y sin nada nos iremos de él. Teniendo qué comer y qué vestir nos basta”.

Del mismo modo que el apego al dinero y los bienes materiales se convierten para nosotros en obstáculo para seguir a Jesús, para aquellos encargados de predicar su Palabra tienen el efecto de tergiversar el mensaje de Jesús y deformar su doctrina. O se concentran en llevar el mensaje, o en recaudar dinero. No se puede servir a dos señores a la vez (Mt 6,24).

La lectura evangélica de hoy (Lc 8,1-3) nos muestra cómo Jesús “iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del Reino de Dios”. Esa era su única preocupación (Lc 4,43), y toda su vida giró en torno a esa misión. Nació pobre y así mismo murió. Le bastaba con tener qué comer y qué vestir, pues el verdadero misionero depende de la Divina Providencia (Cfr. Mt 6,26).

En este pasaje vemos además cómo a Jesús y a los Doce les acompañaban un grupo de mujeres, entre las que se destacaba María Magdalena, a quien la Orden de Predicadores venera como su protectora, “que le ayudaban con sus bienes”. De todos los evangelistas, Lucas es quien más resalta el papel importante que las mujeres ocuparon en el ministerio de Jesús, quien, contrario a la cultura de su tiempo, les reconoció una posición muy similar a la de los apóstoles.

Al igual que aquellas mujeres, todos los cristianos tenemos la obligación de contribuir, en la medida de nuestros medios, al sostenimiento de nuestra Iglesia, para que nuestros pastores puedan concentrarse en su misión de enseñar.

Pero, ¡ojo!, que esa Palabra sea cónsona con el mensaje de Cristo.

REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA SEMANA XXX DEL T.O. (2) 27-10-14

Mujer levantate

La primera lectura de la liturgia para hoy (Ef 4,32-5,8) es lo que podríamos llamar un “manual de instrucciones para la santidad”. San Pablo logra resumir, en un párrafo, lo que es un verdadero cristiano. Y es tan explícito que no requiere explicación ni interpretación alguna. Les invito a leerla.

Como segunda lectura se nos presenta el pasaje evangélico en el que Jesús cura a una mujer que llevaba dieciocho años encorvada sin poderse enderezar (Lc 13,10-17). Este milagro resalta por dos cosas: Lucas es el único que lo narra, y Jesús obra el milagro sin que la mujer, ni nadie más se lo pida. Nos dice la lectura que Jesús estaba enseñando en una sinagoga y al ver la mujer la llamó y le dijo: “Mujer, quedas libre de tu enfermedad”. Luego hizo el gesto visible de imponerle las manos, “y enseguida se puso derecha. Y glorificaba a Dios.”

Muchos ven en esta narración un simbolismo relacionado con la opresión a que estaban sometidas las mujeres en tiempos de Jesús (simbolizada por el estar encorvada, que la mantenía en un estado servil y no le permitía mirar a los hombres a los ojos) y que Jesús, al enderezarla, le devuelve su dignidad. No obstante, lo cierto es que esa mujer encorvada nos representa a todos los que estamos “encorvados”, oprimidos bajo el peso de nuestros vicios, nuestros pecados, nuestras angustias, nuestros pesares.

La mujer estaba encorvada, no podía interactuar con los que le rodeaban, no podía levantar los ojos al cielo. Jesús se toma la iniciativa, la llama, la cura, la “endereza”. Está claro que Jesús nos quiere erguidos, de pie, en victoria. Por eso nos libera de nuestras “cargas” pesadas (“Vengan a mi…” Mt 11,28), levanta a los que están postrados, como la suegra de Pedro (Mc 1,3-31). Ese “levántate” que encontramos también en el Antiguo Testamento, en el que vemos actuar a un Dios que “levanta del polvo al desvalido” (1 Sam 2,7-8; Sal 113,7), y “levanta al pobre de la miseria” (Sal 107,41).

Estar de pie es sinónimo de libertad, de la dignidad propia de los hijos de Dios. Dios nos creó para ser felices y libres, no para ser esclavizados, ni oprimidos, ni caídos, ni deprimidos. Por eso cuando vio a su pueblo esclavizado en Egipto decidió intervenir en la historia para llevar a cabo el gesto liberador del Éxodo.

Ahora vivimos esclavizados, oprimidos, “encorvados” bajo el peso de nuestros pecados, nuestros vicios. Y ese peso nos impide avanzar, nos impide ver nuestro entorno con claridad, nos impide fijar la mirada en el cielo, nos impide “glorificar a Dios”, como hizo aquella mujer encorvada tan pronto Jesús la enderezó.

Hoy Jesús quiere enderezarnos a nosotros también. Nos invita a poner a sus pies todas nuestras cargas pesadas, materiales o espirituales, que nos mantienen encorvados. Si lo hacemos y nos postramos ante Él, nos impondrá su mano poderosa, nos “pondrá derechos”, y como la mujer encorvada, glorificaremos a Dios.

Que pasen todos una hermosa semana llena de PAZ.

REFLEXIÓN PARA EL LUNES DE LA OCTAVA DE PASCUA 21-04-14

 

el-vive crop

Nos encontramos de lleno en la octava de Pascua. Con el Domingo de Resurrección comenzamos la cincuentena del tiempo pascual que culmina con la solemnidad de Pentecostés. Llamamos Octava de Pascua a la primera semana de la cincuentena. Es como si se tratara de un solo día, o sea, que la alegría del domingo de Pascua se prolonga por ocho días seguidos. Durante la octava, las lecturas evangélicas que nos brinda la liturgia se concentran en el signo “positivo” de la resurrección, las apariciones de Jesús, que junto al signo “negativo” (el sepulcro vacío), conforman los hechos que demuestran sin lugar a dudas que ¡Jesús ha resucitado! Estas lecturas nos transmitirán fielmente las experiencias de los apóstoles y otros con el Resucitado.

La lectura de hoy (Mt 28,8-15), lunes de la Octava de Pascua, nos presenta a María Magdalena y “la otra María” (María la de Santiago) marchándose a toda prisa del sepulcro después de haber presenciado al “Ángel del Señor” bajar del cielo en medio de un terremoto y rodar la piedra que servía de lápida. El Ángel les anunció que no temieran, que el Señor había resucitado tal como lo había anunciado, pidiéndoles que fueran a informar lo ocurrido a los discípulos (vv. 1-7).

Estando de camino a comunicarles la buena noticia de la resurrección a los demás discípulos, Jesús se aparece a las mujeres y les dice: “Alegraos. No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán”.

Cuando examinamos los relatos de la Resurrección de Jesús, lo primero que salta a la vista es el papel tan importante que ocupan las mujeres en los mismos. En ocasiones anteriores hemos dicho que el Resucitado, con su cuerpo glorificado escoge a quién le permite verle. Muchos se preguntan por qué Jesús se apareció primero a las mujeres. La pregunta es válida.

El papa San Gregorio Magno nos brinda una posible explicación: “Lo que hay que considerar en estos hechos es la intensidad del amor que ardía en el corazón de aquellas mujeres, que no se apartaban del sepulcro. Buscaban al que no habían hallado, lo buscaban llorando y encendidas en el fuego del amor. Por ello, las mujeres fueron las únicas en verlo entonces, por que se habían quedado buscándolo, pues lo que da fuerza a las buenas obras es la perseverancia en ellas”.

En otras palabras, lo encontraron porque fueron las únicas que se atrevieron, las únicas que lo buscaron (Cfr. Mt 7,7-8). No hay duda, ese amor que ardía en los corazones de aquellas mujeres piadosas les proporcionó algo que le faltó a los hombres, quienes se habían escondido por temor a las autoridades: VALOR. Un valor capaz de enfrentar los peligros de la noche y la presencia de los guardias que custodiaban el sepulcro.

El papa próximo a ser san Juan Pablo II, al tratar el tema nos dice: “Es a las mujeres a quienes por primera vez confía el misterio de su resurrección, haciéndolas las primeras testigos de esta verdad. Quizá quiera premiar su delicadeza, su sensibilidad a su mensaje, su fortaleza, que las había impulsado hasta el Calvario”.

Pidámosle al Resucitado nos conceda el amor y la perseverancia de aquellas mujeres, para tener un verdadero encuentro con Él y poder anunciar a todos la noticia: ¡Ha resucitado!