Cápsula mariana 13 – Martín Lutero y la Virgen María

¡Hola, hermanos!

¿Sabías que Martín Lutero era un ferviente devoto de la Virgen María?

Para saber más sobre este tema, te invitamos a visitar nuestro canal de YouTube, De la mano de María TV, y ver nuestra Cápsula Mariana mariana 13 – Martín Lutero y la Virgen María en la que explicamos el alcance de esa devoción.

De paso, te invitamos a activar las notificaciones pulsando la campanita al suscribirte, darle Like (Me gusta) a este vídeo, y compartir el enlace en tus redes sociales y grupos de fe.

DE LA MANO DE MARÍA TV – Suscríbete a nuestro canal en YouTube

¿Quieres saber más sobre la Santísima Virgen María? Te invitamos a visitar y suscribirte a nuestro canal en YouTube “De la mano de María TV”. Allí podrás disfrutar de las “cápsulas marianas”, unos vídeos cortos (3 minutos), que poco a poco te irán permitiendo conocer todo sobre Nuestra Señora.

Además, tendrás acceso a otros vídeos más cortos (1 minuto) llamados “¿Sabías que…?“, y otros un poco más largos 4 a 7 minutos) llamados “Hablando de María…“, todos relacionados con Nuestra Madre del Cielo.

¡Anda!, si no lo has hecho aún, visítanos, suscríbete (asegúrate de pulsar la campanita para recibir las notificaciones) y comparte el enlace. De paso, si te gustan, dale “Me gusta” a los vídeos.

https://www.youtube.com/channel/UCRPOquX5FIFCnxaSMTs3aiQ

Ayúdanos a llegar a los 1,000 suscriptores para poder transmitir charlas marianas en vivo.

Cápsula mariana 12 – María en el islam

¡Hola, hermanos!

¿Sabían que la Santísima Virgen maría es venerada e invocada con devoción por el pueblo musulmán?

Para saber cómo y por qué, te invitamos a visitar nuestro canal de YouTube, De la mano de María TV, y ver nuestra Cápsula Mariana mariana 12 – María en el Islam en la que explicamos el alcance de esa devoción.

De paso, te invitamos a activar las notificaciones pulsando la campanita al suscribirte, darle Like (Me gusta) a este vídeo, y compartir el enlace en tus redes sociales y grupos de fe.

REFLEXIÓN PARA LA MEMORIA DE LOS SANTOS JOAQUÍN Y ANA, PADRES DE LA VIRGEN MARÍA 26-07-21

Hoy celebramos la memoria obligatoria de San Joaquín y Santa Ana, padres de la Santísima Virgen María y patronos de los abuelos.

Siempre que celebramos esta memoria, muchos me preguntan en qué parte de la Biblia aparecen los nombres de Joaquín y Ana. La contestación es que los nombres de los padres de la Santísima Virgen María no surgen de las Sagradas Escrituras; surgen de la santa Tradición de la Iglesia, que junto con las Sagradas Escrituras y el Magisterio de la Iglesia, forman las tres columnas sobre las cuales descansa la doctrina de la Iglesia Católica.

La tradición sobre los padres de Santa María se recoge, en parte, en los llamados “evangelios apócrifos”, especialmente el Protoevangelio de Santiago, el Evangelio del Pseudo-Mateo y el Libro sobre la natividad de María, este último atribuido a san Jerónimo. En todos se narra la intervención divina en la concepción de María en el vientre de su madre Ana que era estéril (relacionado con el dogma de la Inmaculada Concepción), su consagración y vida en el Templo durante su niñez, su desposorio con José y cómo este fue escogido por Dios para ser su esposo (incluyendo el porqué de la vara florecida que aparece en sus imágenes), los detalles del parto de María, así como otros eventos que conocemos, con cierto grado de licencia poética de los autores. Esto último es lo que hace que los evangelios apócrifos no se consideren “inspirados” y por tanto fueran excluidos del “canon” o índice oficial de libros del Nuevo Testamento.

Esta tradición sobre San Joaquín y Santa Ana también forma parte de la doctrina del Islam, y se recoge, no solo en su tradición, sino en su libro sagrado del Corán. El Corán dedica uno de sus primeros libros (Sura 3) a la familia de Joaquín, a quien llaman Imrán, en árabe. Otro libro del Corán (Sura 19) se dedica en su totalidad a la Virgen María y lleva su nombre. Aunque el Corán no menciona por nombre a Ana, la mujer de Imrán, la tradición islámica la llama por ese nombre.

Como quiera, en ambas tradiciones se venera a Joaquín y Ana como personas que supieron alabar y adorar a Dios en medio de la tribulación, en medio de la desesperanza causada por la esterilidad y toda la connotación negativa que eso tenía para los judíos; y el Señor los premió con una hija. ¡Y qué hija!

Hoy, al celebrar la memoria de los santos Joaquín y Ana, pidamos al Señor que acreciente en nosotros las virtudes de la fe y la esperanza, de modo que podamos aceptar y cumplir la voluntad del Padre como lo hicieron estos santos y su Hija Santa María.

¿Qué son las “cápsulas marianas”?

Hemos denominado “cápsulas marianas” a una serie de vídeos cortos que publicamos periódicamente en nuestro canal de YouTube “De la mano de María TV”, relacionados con la devoción a Nuestra Señora la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra.

A lo largo de la serie estaremos explorando sus atributos, advocaciones, apariciones, y los aspectos teológicos y doctrinales de la devoción y veneración a la Santísima Virgen María, basándonos en las Sagradas Escrituras, la Santa Tradición, y el Magisterio de la Iglesia Católica.

Exploraremos, además, la riqueza de la religiosidad popular en torno a la persona de María, y el tratamiento que le dan otras religiones que también veneran a esa, a quien la prestigiosa revista National Geographic ha descrito como la mujer más poderosa del mundo y de quien el papa Francisco ha dicho: “Es mi mamá”.

Nuestra meta es que los que vean y escuchen estas cápsulas conozcan cada día más y mejor a Mamá María. Les aseguro, que mientras más la conozcan, más sepan sobre ella, más crecerá su amor por ella.

https://www.youtube.com/channel/UCRPOquX5FIFCnxaSMTs3aiQ

Te exhortamos a suscribirte a nuestro canal y activar las notificaciones, de modo que puedas ver cada vídeo tan pronto sea publicado. De paso, te invitamos a suscribirte a esta página, delamanodemaría.com, para que recibas diariamente una reflexión sobre las lecturas correspondientes a la liturgia del día.

Aquí encontrarás también información sobre cómo invitarnos a compartir con tu comunidad de fe, tanto de manera virtual como presencial.

Bendiciones para todos. ¡A Jesús por María!

¿Sabías que a la Virgen María se le menciona tan solo 16 veces en el Nuevo Testamento?

¡Hola! Te invitamos a ver este corto vídeo (1 minuto) de nuestra serie ¿Sabías que…? en donde hablamos sobre lo poco que se menciona a la Virgen María en el Nuevo Testamento, y la posible causa para ello.

Además de compartir el enlace, te invitamos a explorar otros vídeos en nuestro canal de YouTube, De la mano de María TV, y suscribirte al mismo. De ese modo, cuando ampliemos este tema en una futura Cápsula mariana puedas saber más sobre el mismo.

DE LA MANO DE MARÍA TV – Suscríbete a nuestro canal en YouTube

¿Quieres saber más sobre la Santísima Virgen María? Te invitamos a visitar y suscribirte a nuestro canal en YouTube “De la mano de María TV”. Allí podrás disfrutar de las “cápsulas marianas”, unos vídeos cortos (3 minutos), que poco a poco te irán permitiendo conocer todo sobre Nuestra Señora.

¡Anda!, Visítanos, suscríbete y comparte el enlace. De paso, si te gustan, dale “Like” a las cápsulas.

https://www.youtube.com/channel/UCRPOquX5FIFCnxaSMTs3aiQ

Ayúdanos a llegar a los 1,000 suscriptores para poder transmitir charlas marianas en vivo.

REFLEXIÓN PARA EL CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO (B) 20-12-20

“¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?”

Según sigue llegando a su fin el Adviento, las lecturas continúan repitiéndose, como cuando uno sabe que algo grande está a punto de suceder, y se sorprende repitiendo una frase o un nombre, producto de anticipar ese momento esperado. Así el Evangelio (Lc 1,26-38) para este cuarto domingo de Adviento nos repite el que leíamos recientemente para la solemnidad de la Inmaculada Concepción, que nos narra el hermoso pasaje de la Anunciación.

Al comienzo del Adviento compartimos con ustedes un anticipo de los temas que dominarían la liturgia del Adviento. Decíamos entonces que el primer domingo era el domingo de VIGILANCIA, el segundo de CONVERSIÓN, el tercero de TESTIMONIO, y este cuarto el del ANUNCIO.

Con la primera lectura para hoy (Sm 7,1-5.8b-12.14a.16) la liturgia nos anuncia, a través del profeta Natán, el nacimiento de Aquél que habría de hacer de la casa de David un Reino que duraría por toda la eternidad. Dice el Señor a David por medio de Natán que: “el Señor te comunica que te dará una dinastía. Y, cuando tus días se hayan cumplido y te acuestes con tus padres, afirmaré después de ti la descendencia que saldrá de tus entrañas, y consolidaré su realeza. Yo seré para él padre, y él será para mí hijo. Tu casa y tu reino durarán por siempre en mí presencia; tu trono permanecerá por siempre”.

En el Evangelio, el ángel del Señor le anuncia a María que ha sido ella la elegida para que se cumpliese la promesa hecha por Yahvé a David por medio del profeta, al decirle que el hijo que va a concebir “se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin”.

Estas lecturas son un ejemplo de lo que anteriormente hemos llamado la perspectiva histórica, o del pasado, que nos presenta el “adviento” que vivió el pueblo de Israel durante prácticamente todo el Antiguo Testamento, esperando, anticipando, preparando la llegada del mesías libertador que iba a sacar a su pueblo de la opresión, y cómo en María se hacen realidad todas esas expectativas mesiánicas del pueblo judío. Su “sí”, su “hágase” hizo posible la “plenitud de los tiempos” que marcó el momento para el nacimiento del Hijo de Dios (Cfr. Gál 4,4). Como dijera San Juan Pablo II: “Desde la perspectiva de la historia humana, la plenitud de los tiempos es una fecha concreta. Es la noche en que el Hijo de Dios vino al mundo en Belén, según lo anunciado por los profetas”.

Estamos a escasos cuatro días de esa fecha. La liturgia nos ha llevado in crescendo hasta este momento en que nos encontramos en el umbral de la Navidad. Es el momento de hacer inventario… ¿Hemos vivido un verdadero Adviento? ¿Estamos preparados para recibir al Niño Dios? ¿Nos hemos reconciliado con nuestros hermanos, con nosotros mismos y con Dios? ¿Hemos dispuesto nuestro pesebre interior para que la Virgen coloque en Él a nuestro Señor y Salvador, como lo hizo aquella noche en Belén? Es la perspectiva presente, el “hoy” del Adviento.

Todavía estamos a tiempo (Él nunca se cansa de esperarnos). En este cuarto domingo de Adviento, si tienes la oportunidad, acércate al sacramento de la reconciliación. Si por razón de la pandemia, o enfermedad, no te es posible, haz un acto de arrepentimiento, con el firme propósito de acudir al sacramento tan pronto puedas. Entonces sabrás lo que es la verdadera Navidad.

REFLEXIÓN PARA LA FIESTA DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE 12-12-20

¡Nuestra Señora de Guadalupe, ruega por nosotros!

Hoy Puerto Rico, y toda América Latina, celebra la Fiesta de la Patrona de América Latina, Señora y Madre de los mexicanos, y declarada “Emperatriz de las Américas” por el papa Pío XII, en un mensaje radial a los mexicanos el 12 de octubre de 1945.

La lectura evangélica que nos propone la liturgia para esta Fiesta (Lc 1,39-48) nos narra la visita de la Virgen María a su prima Isabel, y el comienzo del hermoso cántico del Magníficat. María está encinta, y a pesar de su preñez, parte presurosa a ayudar a su parienta, quien es una mujer mayor que se encuentra en sus últimos tres meses del embarazo.

Esa es la Virgen que se presenta a san Juan Diego en el Tepeyac. Si examinamos detenidamente la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe, notamos que la parte más iluminada es el vientre, que aparece ligera y delicadamente distendido, como el de una joven mujer al comienzo de su embarazo. Este hecho se confirma por la cinta negra que la Virgen lleva alrededor de la cintura, que es una prenda que usaban las mujeres aztecas cuando estaban embarazadas. ¡Qué imagen tan hermosa! Esta imagen de la Guadalupana es tan rica en símbolos, que resulta imposible ni tan siquiera intentar enumerarlos en tan corto espacio.

Poseyendo la Santísima Virgen un cuerpo glorificado al haber sido asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial (parte del dogma de la Asunción), puede adaptarse, tomar diferentes características físicas: su edad, estatura, apariencia, características étnicas, idioma, vestuario, etc. Así la Virgen se acomoda a la cultura y el lenguaje del vidente con miras a un fin pedagógico. De hecho, toda la simbología de la imagen ha sido descrita como una “escritura jeroglífica”, un “catecismo” especial para que los nuevos conversos, que aún no hablaban el castellano, pudieran entenderla.

En el caso de Nuestra Señora de Guadalupe, notamos además que su rostro no es ni indígena, ni español, sino una mezcla de ambas razas, mestizo. Esta apariencia parece anunciar la aparición de una nueva raza producto de la unión de ambas razas: el pueblo mexicano. Una nueva raza producto de la unión de otras dos con un elemento común: la fe católica. “He aquí que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Is 7,14). Así la Guadalupana “da a luz” también a un nuevo pueblo que nace junto a la evangelización de América y tiene como elemento común al Emanuel, “Dios-en-nosotros”. Una raza, un pueblo genuinamente latinoamericano, que recibió a Jesús en su corazón, tal y como estamos preparándonos nosotros “hoy”, durante el Adviento, para recibirle en los nuestros.

No es por coincidencia, sino por “Diosidencia”, como dice mi esposa, que la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe se celebra durante el Adviento, y durante la parte del Adviento en que se nos llama a la conversión. Es un hecho histórico que en un período tan corto como diez años a partir de la aparición de Nuestra Señora en el Tepeyac, la fe católica se propagó por todo el continente, logrando la conversión de todos los pueblos latinoamericanos.

Este Adviento que nos ha tocado vivir en medio de una pandemia, tornemos nuestra mirada al rostro amoroso de Santa María de Guadalupe y meditemos sus palabras a San Juan Diego:

“Escucha, ponlo en tu corazón, Hijo mío el menor; que no se perturbe tu rostro, tu corazón; no temas esta enfermedad ni ninguna otra enfermedad, ni cosa punzante aflictiva. ¿No estoy aquí yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra y resguardo? ¿No soy yo la fuente de tu alegría? ¿No estás en el hueco de mi manto, en el cruce de mis brazos? ¿Tienes necesidad de alguna otra cosa?”

Las dos oraciones del Papa para invocar el “fin de la pandemia”

Francisco salió del Vaticano y veneró a la imagen de la Virgen bajo la advocación Salus Populi Romani en Santa María Maggiore. Luego, en San Marcello al Corso, rezó ante el crucifijo que salvó a Roma de la peste. Continuar leyendo:

https://www.vaticannews.va/es/papa/news/2020-03/dos-oraciones-papa-invocar-fin-pandemia.html?fbclid=IwAR2yS8-Fvwe_slLkdSGeUBR_Z5ZqQT7MtzppHFT5tNT_ebNdDlAaoWfY_bM

#quedateencasa