REFLEXIÓN PARA EL 19 DE DICIEMBRE DE 2016, FERIA PRIVILEGIADA DE ADVIENTO

“Porque no hay nada imposible para Dios” (Lc 1,37). Estas palabras sirven de trasfondo a la primera lectura y el Evangelio de hoy (Jue 13,2-7.24-25a, y Lc 1,5-25). En ambas lecturas vemos a mujeres estériles que conciben gracias a la intervención divina; en ambos casos, para que los niños lleven a cabo una misión encomendada por Dios. “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado” (Jr 1,5). Dios ha encomendado una misión a cada uno de nosotros, nos ha llamado por nuestro nombre. Tenemos que aprender a discernir cuál es esa misión.

En el primero de los casos la mujer de Manoj concibe y da a luz a su hijo Sansón, un libertador del pueblo de Israel. Hay un paralelismo notable entre este pasaje y la Anunciación. Las palabras del ángel del Señor que le anuncia a la mujer que va a concebir: “concebirás y darás a luz un hijo”, son idénticas a las pronunciadas por el ángel a María en la Anunciación (Lc 1,31). La madre de Sansón creyó, al igual que María, en la palabra de Dios, y por eso concibió

En la segunda lectura nos encontramos con Isabel, la mujer de Zacarías. Isabel era estéril, y ambos “de edad avanzada” por lo que no habían tenido descendencia. Pero el Señor tenía sus planes. De esa unión habría de nacer el precursor que prepararía el camino para el comienzo de la predicación de Jesús: Juan el Bautista. En esta anunciación encontramos otro paralelismo con la Anunciación del ángel a María: “No temas”, le dice el ángel a Zacarías (v. 13; Cfr. Lc 1,30). En este caso Dios, a través del ángel enviado, anuncia el encuentro que va a tener la madre del precursor con la Madre de Jesús en la visitación, diciendo que el niño que va a nacer, “se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno” (Cfr. Lc 1,41).

Lucas quiere establecer el paralelismo, con sus contrastes, para ayudarnos a entender que los todos estos acontecimientos obedecen a un plan Divino, “porque no hay nada imposible para Dios”. Las madres de Sansón y Juan el Bautista concibieron siendo estériles. Pero María va un paso más allá; ella concibió sin intervención de varón. Jesús es la culminación: nacido de virgen; regalo absoluto de Dios; inicio de una nueva humanidad.

Faltan apenas seis días para la Nochebuena y vemos cómo según progresa el Adviento, la liturgia continúa aumentando la intensidad de la preparación para el gran acontecimiento: la Navidad.

El Adviento nos exige creer en la Palabra de Dios que se encarna y se hace uno con nosotros, de una forma que desafía las leyes naturales. ¿Creo yo verdaderamente que no hay nada imposible para Dios?

Señor, yo creo, pero durante esta temporada de Adviento, acrecienta mi fe para que pueda recibirte en el pesebre de mi corazón, como te recibieron María y José en el pesebre de Belén.

REFLEXIÓN PARA EL VIERNES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO 18-12-15

Adviento cuna

Continuamos en esta tercera semana de Adviento con el anuncio de la encarnación del Hijo de Dios.

La primera lectura que nos presenta la liturgia para hoy (Jr 23,5-8) continúa con el anuncio profético del Mesías que ha de venir a liberar a su pueblo y restaurar el derecho y la justicia. Si examinamos la historia de la monarquía judía, encontramos que los reyes no cumplieron su misión y se apartaron de la Alianza. Por eso Yahvé, desde el mismo momento de la caída (Gn 3,15), había decidido que Él mismo se haría cargo de su pueblo a través de un Mesías. Fiel a todas las profecías mesiánicas, la lectura de hoy anuncia al pueblo que ese rey nacerá de la estirpe de David. “Suscitaré a David un vástago legítimo: reinará como rey prudente, hará justicia y derecho en la tierra”.

El Evangelio (Mt 1,18-24), por su parte, nos presenta la versión de Mateo del Anuncio del ángel, que en este caso, fiel a la cultura judía, se le hace a José, a quien también se le encomienda el ponerle el nombre al niño (“tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados”), función reservada al padre en esa cultura (comparar con Lc 1,30-31).

Mateo, fiel a su propósito de probar que Jesús es el Mesías prometido, en quien se cumplen todas las profecías del Antiguo Testamento, añade al final de este pasaje: “Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta: ‘Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa «Dios-con-nosotros»’” (Cfr. Is 7,14).

En este pasaje vemos la actitud de José, quien ante la preñez inexplicable de su desposada, con quien no ha tenido relaciones, decide repudiarla en secreto. Pero se le aparece en sueños un ángel que le anuncia que el hijo que espera su mujer es fruto del Espíritu Santo y será el que “salvará a su pueblo de los pecados”. El ángel le pide que se la lleve a su casa y José así lo hace. Por el saludo del ángel: “Hijo de David”, título que el ángel no utilizará en sus demás apariciones a José, él entendió que se trataba del Mesías anhelado y que era necesario que él asumiera la paternidad legal del niño para que se cumpliese la profecía de que el Mesías nacería de la estirpe de David. Es como si Dios le hubiese dicho: “Mira, José (a mí me gusta pensar que Dios nos habla así, con la confianza de un amigo), este Niño que tu esposa va a tener, es mi Hijo, y yo necesito que tú asumas su paternidad legal, para darle un nombre y que sea ‘Hijo de David’ igual que tú”. Y José, un hombre respetuoso de la voluntad de Dios, la aceptó y asumió el papel que Dios le había encomendado: introducir a Jesús en el linaje de David. Ayer decíamos que es Dios quien elige. José lo entendió.

Dios quiere nuestra salvación, quiere hacerse uno con nosotros, pero no puede hacerlo sin nuestra cooperación. Como nos dice San Agustín: “Dios, que te creó sin ti, no te salvará sin ti”. Y tú, ¿estás dispuesto a asumir el papel que Dios te ha encomendado para tu salvación y la de los tuyos?

REFLEXIÓN PARA EL JUEVES DE LA TERCERA SEMANA DE ADVIENTO 19-12-13

Isabel - Juan Bautista

“Porque no hay nada imposible para Dios” (Lc 1,37). Estas palabras sirven de trasfondo a la primera lectura y el Evangelio de hoy (Jue 13,2-7.24-25a, y Lc 1,5-25). En ambas lecturas vemos a mujeres estériles que conciben gracias a la intervención divina; en ambos casos, para que los niños lleven a cabo una misión encomendada por Dios. “Antes de haberte formado yo en el seno materno, te conocía, y antes que nacieses, te tenía consagrado” (Jr 1,5). Dios ha encomendado una misión a cada uno de nosotros, nos ha llamado por nuestro nombre. Tenemos que aprender a discernir cuál es esa misión.

En el primero de los casos la mujer de Manoj concibe y da a luz a su hijo Sansón, un libertador del pueblo de Israel. Hay un paralelismo notable entre este pasaje y la Anunciación. Las palabras del ángel del Señor que le anuncia a la mujer que va a concebir: “concebirás y darás a luz un hijo”, son idénticas a las pronunciadas por el ángel a María en la Anunciación (Lc 1,31). La madre de Sansón creyó, al igual que María, en la palabra de Dios, y por eso concibió

En la segunda lectura nos encontramos con Isabel, la mujer de Zacarías. Isabel era estéril, y ambos “de edad avanzada” por lo que no habían tenido descendencia. Pero el Señor tenía sus planes. De esa unión habría de nacer el precursor que prepararía el camino para el comienzo de la predicación de Jesús: Juan el Bautista. En esta anunciación encontramos otro paralelismo con la Anunciación del ángel a María: “No temas”, le dice el ángel a Zacarías (v. 13; Cfr. Lc 1,30). En este caso Dios, a través del ángel enviado, anuncia el encuentro que va a tener la madre del precursor con la Madre de Jesús en la visitación, diciendo que el niño que va a nacer, “se llenará de Espíritu Santo ya en el vientre materno” (Cfr. Lc 1,41).

Lucas quiere establecer el paralelismo, con sus contrastes, para ayudarnos a entender que los todos estos acontecimientos obedecen a un plan Divino, “porque no hay nada imposible para Dios”. Las madres de Sansón y Juan el Bautista concibieron siendo estériles. María va un paso más allá; ella concibió sin intervención de varón. Jesús es la culminación: nacido de virgen; regalo absoluto de Dios; inicio de una nueva humanidad.

Estamos escasamente a una semana del nacimiento de Jesús y vemos cómo según progresa el Adviento, la liturgia va aumentando la intensidad de la preparación para el gran acontecimiento: la Navidad.

El Adviento nos exige creer en la Palabra de Dios que se encarna y se hace uno con nosotros, de una forma que desafía las leyes naturales. ¿Creo yo verdaderamente que no hay nada imposible para Dios?

Señor, yo creo, pero durante esta temporada de Adviento, acrecienta mi fe para que pueda recibirte en mi corazón, como te recibieron María y José en el pesebre.